10 DE NOVIEMBRE DE 1810; LA REVOLUCIÓN DE POTOSÍ


El pueblo potosino también contribuyó con una acción decidida a la independencia de las tierras del Alto Perú del dominio español.
La acciones se dieron cuando el primer ejército “auxiliar” enviado por la Junta de Buenos Aires, ingresó a tierras de Potosí bajo las órdenes de los generales argentinos Eustaquio Días Vélez, Antonio Balcarce y el responsable de la expedición el Dr. Juan José Castelli, representante de la Junta.
A la noticia del avance del ejército argentino hacia Potosí, los jefes españoles Vicente Nieto y José Córdova, reunieron fuerzas y se dirigieron hacia Cotagaita donde esperaban resistir la incursión del ejército auxiliar. Las fuerzas de Castelli lanzadas al ataque concluyeron por ser rechazadas, entonces simularon retirada general hacia Suipacha, estratagema con la cual consiguieron que los realistas salieran de sus reductos y el 7 de noviembre de 1810 se libró esta histórica batalla, Suipacha, donde los realista llevaron la peor parte, derrotados empren-dieron la retirada, Córdova hizo conocer a Castelli las condiciones para una capi-tulación honrosa, pero la proposición fue rechazada y sustituida por otras exigencias, que los realistas consideraron inaceptables.
Castelli y las tropas argentinas marcharon hacia Potosí, mientras que Nieto y Córdova eran tomados presos en Ata-cama y conducidos también a la Villa Imperial.
En la ciudad el triunfo de Suipacha tuvo repercusión inmediata, los patriotas Salvador Matos, Pedro Azcarate, Eusta-quio Eguivar, Alejo Nogales, Mariano No-gales, Joaquín Quintana, los hermanos Millares, Manuel Molina, Mariano Zubieta, Melchor Daza, Cnl. Diego Barrenechea, Pedro Costas, Mariano Toro, Manuel Orozco, convocan al pueblo a un Cabildo Abierto y resuelven tomar preso al intendente gobernador Francisco de Paula Sanz y se organiza una Junta de Gobierno bajo la dirección de los personajes nombrados y se resuelve también reconocer a la Junta de Buenos Aires como autoridad suprema.
Cuando las victoriosas tropas argentinas entraron en Potosí el pueblo las recibió con delirante entusiasmo lanzando vivas a la libertad y al triunfo de Suipacha.
Una de las primeras medidas de Castelli, fue ordenar luego de un proceso el fusilamiento del gobernador Paula Sanz y de sus compañeros de infortunio, los generales Nieto y Córdova. Los tres personajes, dando prueba de su lealtad a los mandatos de la Corona española se habían negado a reconocer a la Junta de Buenos Aires, condición exigida por el inconmovible Castelli para revocarles la sentencia. Recordemos que este general argentino ya había dado muestras de su carácter inflexible al mandar a ejecutar al exvirrey Santiago Liniers abnegado de-fensor de Buenos Aires durante los asedios ingléses.
Esta desafortunada determinación del jefe argentino causó profunda consterna-ción en el pueblo potosino, el intendente gobernador Francisco Paula Sanz era muy apreciado por la población gracias a su excelente labor administrativa.
Casi dos años después los españoles retomaron la ciudad y la represión realis-ta no se hizo esperar, el 30 de julio de 1812, fueron llevados a la horca en la plaza principal de Potosí, Alejo y Mariano Nogales, Salvador Matos, Mariano Milla-res y otros patriotas; otro contingente de presos fue llevado a las celdas del Callao y sentenciados a prisión perpetua, otros se unieron a los montoneros para continuar la lucha por la libertad.

El Diario, 10 de Noviembre de 2015.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿MANUEL ISIDORO BELZU NACIÓ EN ORURO?

Zenón Nuñez Huanca - Teatro municipal de Poopó 1924 (Oruro) Por: Ramiro Duchén Condarco - Periodista e investigador / Publicado en...

Popular Posts