LA HISTORIA DEL SUBTENIENTE FRANCISCO ORTEGA BEIZA, UN CHILENO QUE MURIÓ DEFENDIENDO BOLIVIA


Por: Marco A. Flores Nogales – periodista de LA PATRIA.


A vos, compañero, Subteniente Francisco Ortega Beiza, compañero de infortunios continentales, compañero, hijo de Arauco, muerto en el sacrificio por nuestra libertad, que caíste heroicamente.

Compañero Beiza, no tenemos cómo agradecerte tu holocausto en éste instante de nuestro ígneo llanto rojo en la defensa de nuestras heredades ultrajadas.

A vos compañero, cualquiera que fuese nuestra expresión sería fría, no puedo nada mejor que repetir en tu honor el canto del divino Rubén de Caupolicán:
“Es algo formidable que vio la vieja raza: robusto tronco de árbol al hombro de un campeón salvaje y aguerrido, cuya fornida maza blandiera el brazo de Hércules o el brazo de Sansón”.

ALGUNOS DATOS SOBRE SOLDADOS CHILENOS EN LA GUERRA DEL CHACO

Foto: La Tercera de Chile

El Deber Extra - Santa Cruz - Bolivia, Mayo de 2004 / Textos: Ricardo Herrera F, Leonardo Jeffs y archivo.

La incorporación de soldados chilenos se concretó en abril de 1934 y los que llegaron al país eran, en su mayoría, militares retirados que fueron contratados por el Gobierno boliviano para engrosar las tropas que en esos años estaban en el frente de batalla. El mayor contingente llegó en mayo de ese año y se fueron incorporando otros hasta principios de 1935. En total sumaron 105 hombres los que ingresaron en las filas bolivianas como oficiales, aunque según el historiador chileno Leonardo Jeffs existió un número mayor de personas que combatieron como soldados o suboficiales de los que no hay datos; sin embargo, Jeffs, que ha dedicado muchos años de estudio al tema, sólo pudo identificar con nombres y apellidos a poco más de un centenar. Datos similares ha recogido el historiador boliviano Ramiro Molina Alanes, que también tiene un trabajo publicado al respecto. 

Los soldados provenían de la fuerza aérea y algunos de las fuerzas armadas; otros eran carabineros o civiles. Cinco de los militares que llegaron al país ingresaron con el cargo de teniente coronel. Entre ellos estaba Aquiles Vergara Vicuña, ex militar y político de larga e importante trayectoria en Chile. Vergara Vicuña dejó siete volúmenes y otros escritos sobre la contienda del Chaco. Textos que aún siguen siendo consultados por los investigadores. 

EL CHILENO AQUILES VERGARA VICUÑA Y SU GRAN AFECTO POR BOLIVIA


El Deber Extra - Santa Cruz - Bolivia, Mayo de 2004

Soldados chilenos con uniforme militar de Bolivia y defendiendo el territorio boliviano. No, no es ficción. Ocurrió hace casi 70 años y en la Guerra del Chaco. Éste es un episodio poco conocido de dicho conflicto bélico que, de alguna manera, nos acercó al vecino país, porque tuvo como protagonistas a un centenar de hombres que luego retornaron a Chile con las marcas de un doloroso conflicto, pero con una visión distinta de Bolivia. Otros, los menos, optaron por reiniciar sus vidas por estas tierras

Se alistó como voluntario en el Ejército boliviano dejando atrás varios años de una activa vida política en su país y convencido de que la causa boliviana en la guerra era más que justa. Con ese mismo convencimiento gestionó ante personeros chilenos el derecho del país a tener una salida marítima. Aquiles Vergara Vicuña dejó testimonio de ello en sus libros, en los que también expresó su apego a Bolivia, donde decidió vivir y pasar los últimos días de su vida.

LA BATALLA DE LA TABLADA Y EUSTAQUIO “MOTO” MÉNDEZ


Curiosamente, por muchos años, se dudó de la fecha de esta épica batalla, que era recordada el 4 de mayo, hasta que el historiador Miguel Ramallo hizo la rectificación un siglo más tarde y fijó con exactitud el 15 de abril el día de su rememoración, en coincidencia con los próceres argentinos, que publicaron parte de la batalla.

La Batalla de la Tablada, que se libró el 15 de abril de 1817, constituyó la acción de mayor importancia en la sacrificada lucha de los tarijeños por alcanzar la independencia, señala la reseña histórica realizada por Eduardo Trigo O´Connor d’Arlach y difundida con motivo del Bicentenario de la gesta libertaria de Tarija.

RESEÑA HISTÓRICA DE LA ESCUELA DE AVIACIÓN


Cap. Raúl Vargas Guzmán junto a los mecánicos Arturo Mattos y Raúl Camargo, delante del “Morane Saulnier” No. 2 de la Escuela de Aviación (1923).

Por Ramiro Molina Alanes - Académico de Número de la Academia Boliviana de Historia Militar. / El Diario 8 de Octubre de 2013

El 12 de octubre de 1923 se abre para Bolivia una promisoria etapa para garantizar su soberanía aeroespacial y concretar un largo anhelo de integración nacional, así como soslayar su pernicioso e injusto enclaustramiento marítimo. Ese histórico día, en virtud del Decreto Supremo de 7 de septiembre de 1923, en un solemne y concurrido acto, el Presidente de la República, Dr. Bautista Saavedra, inauguró oficialmente en las planicies de El Alto de la ciudad de La Paz, la anhelada Escuela de Aviación “bajo patrocinio de la Presidencia de la República y dependencia del Ministerio de Guerra y Estado Mayor General, para formar en ella pilotos nacionales destinados a los servicios de aeronavegación militares y civiles del país”.(1)

BANDERA DEL 1° CUERPO DE BOMBEROS ANTOFAGASTA


El 2 de abril de 1875, se incendió un local de diversiones situado en la calle La Mar, provocado por los fuegos artificiales con que se divertían algunos mineros de Caracoles, en estado de ebriedad. El incendio redujo a cenizas los inmuebles de una manzana entera, donde había viviendas y negocios. Antofagasta hasta ese momento no tenía un Cuerpo de Bomberos. Por este motivo el 4 de abril de 1875, se realizó una reunión en el Teatro Nacional, con la asistencia de autoridades, vecinos notables, prestigiosos comerciantes y pueblo en general, que acordaron fundar un Cuerpo de Bomberos. Conformándolo en dos secciones, una denominada "Hachas, Ganchos y Escaleras", la segunda sección "Guardia de Propiedad". 

LOS OJOS DEL "CARNECERO DE LYON" KLAUS BARBIE

Fotografía inferior: Su mujer, Regina Wilhems, llegó en medio del reportaje y quiso impedir el diálogo. Llevaba la vianda del almuerzo: el criminal nazi tenía privilegios en la prisión. (Ricardo Alfieri h / Gente)

Por: Alfredo Serra Especial para Infobae, 17 de septiembre de 2016 (Entre 1972 y 1977, el autor de esta nota vivió tres experiencias en las que el horror superó al éxito profesional: estuvo cara a cara con estrechos y crueles colaboradores de Adolf Hitler.)

El fenómeno, aunque nos toca demasiado cerca, no es patrimonio nacional. Grupos neonazis y nostálgicos del Tercer Reich operan en varios puntos de Europa por impulso del retorno a los nacionalismos; algunos, con zeta…

EL PRIMER REFERENDO CONSTITUCIONAL EN BOLIVIA

Carlos Blanco Galindo, nació en Cochamba (1882-1953) y fue Presidente de Bolivia 1930-1931

La Bolivia tuvo a lo largo del siglo XX sólo un referéndum, en 1931, luego cayó en desuso, según datos históricos, no se consolidó como práctica para la aprobación de decisiones estatales. En 1990, se replantea la necesidad de incluirlo en la Constitución y en 2002 se incorporó en las reformas a la Constitución, como un mecanismo destinado a permitir decisiones más directas por parte de la ciudadanía sobre asuntos de gran interés.

El referendo entró en la Constitución en 2004 y unos meses después, se convocó para julio de ese año a una consulta en torno al tema de los hidrocarburos. Desde entonces a la fecha, los bolivianos ya respondieron a varias consultas en diferentes oportunidades.

HISTORIA DE LOS TAMBOS DE SANTA CRUZ

Avenida Omar Chávez 1975 (EL DEBER)

Por: José L. Bernabé C. para: Historias de Bolivia

El término tambo no equivale en el boscoso oriente a posada o alojamiento, como en el montañoso occidente, sino a conjunto de modestas viviendas.
El tambo era un hacinamiento en línea de casas de tabique -"cuarterío"- las más de las veces reducidas y con un patio común en sus interiores. En cada habitación vivía una familia, o dos o más, con la estrechez y la incomodidad a que los pobres tenemos que habituarnos mal que nos pese. Felizmente los tiempos han cambiado, y de los tambos que eran muchos hasta hace cuarto de siglo, sólo se conservan los nombres en la tradición: Tambo Cosmini, Tambo Encaramao, Tambo Hondo, Tambo "Linpio" (así estaba escrito bajo el alero de su frontis), etc., etc.
En su libro, “Historia y Folklore de los barrios cruceños” Daniela Gaya Ábrego describe a los tambos como una edificación compuesta por una variada cantidad de cuartos para alquilar o dar alojamiento a los familiares o amigos en las poblaciones orientales como Santa Cruz de la Sierra, por este motivo el tambo sirvió de vivienda a la gente de escasos recursos por muchos años.

15 DE FEBRERO DE 1970.- ASESINATO DE JAIME OTERO CALDERÓN


Asesinato del ex ministro Dr. Otero Calderón - 1970.

Ocurrió el 15 de febrero de 1970. Según Eduardo Arce Quiroga, el asesinato de Jaime Otero Calderón estuvo relacionado con un caso del contrabando de armas a Israel y el interés de acallar sus investigaciones periodísticas.
Otero había recibido la copia original de la póliza de embarque para un lote de armas que el gobierno boliviano de entonces facilitaba como fachada de otro país. El sábado 14 de ese mes Otero se encontraba trabajando en una edición que iba a incluir la copia de la póliza entregada. El cadáver del periodista fue encontrado el lunes 16. El matutino Presencia mostró como los autores del crimen revolvieron la imprenta. Mientras la policía solo dio a conocer que la muerte de la víctima fue por estrangulamiento.

KLAUS BARBIE Y LA MUERTE DE MÓNIKA ERTL, MILITANTE DEL ELN Y PRESUNTA ASESINA DE ROBERTO ‘TOTO’ QUINTANILLA

Mónika. Murió en La Paz en mayo de 1973 a manos de agentes de seguridad del gobierno de Banzer. Su padre fue un cineasta que colaboró con el régimen nazi. Se refugió en la Chiquitanía boliviana donde falleció en 2003. Foto: Archivo-Mac Farren.

Por: Peter McFarren y Fadrique Iglesias - Periodistas /Este articulo apareció publicado en el periódico La Razón el 12 de enero de 2014.

La mayor parte de los inmigrantes alemanes que llegaron a Bolivia en los años 50 habían tenido algún tipo de participación en la II Guerra Mundial. Un grupo numeroso evitaba mezclarse con los judío-alemanes. Sí existía más relación en afanes comerciales ya que varios judíos eran propietarios de tiendas de abarrotes en las cuales no había una discriminación manifiesta generalizada, pero tampoco había contacto. Eso sí, en el Club Alemán se mantuvo el rechazo de judíos hasta bien entrada la segunda mitad del siglo XX. Igualmente en un momento dado, en el Cementerio Alemán de La Paz tampoco estaban permitidos entierros de judío-alemanes.

GRAN MARISCAL DE MONTENEGRO OTTO PHILIPP BRAUN (FELIPE BRAUN) Y BOLIVIA


Robin KIERA / Universidad de Hamburgo / home@r-kiera.de / Artiulo originalmente titulado: El Gran Mariscal Otto Philipp Braun: una carrera transatlántica. / 2015.

Una vez que el Gran Mariscal de Montenegro Otto Philipp Braun (Felipe Braun) pisó suelo europeo, en Londres, en marzo de 1840, después de 22 años de ausencia, demoró solo unos pocos días hasta que recibió una invitación para entrevistarse personalmente con uno de los políticos más importantes de su tiempo, el ministro de relaciones exteriores británico Lord Henry John Temple Palmerston.
El motivo para el encuentro no fue solo el tiempo agitado que vivió Braun en Sudamérica, ni únicamente su participación en las guerras por la Independencia bajo el mando de Simón Bolívar en la Gran Colombia, Perú y Bolivia (1820-1825), ni solo su participación en las batallas de Junín y Ayacucho o su tiempo al lado de Antonio José de Sucre en Bolivia (1825-1828) y más tarde al Sur de la Gran Colombia junto a Juan José Flores (1828-1829). El objetivo principal tampoco fue solamente el ascenso de Braun al círculo de poder de Andrés de Santa Cruz (1830-1839), su papel protagónico en la organización de la Confederación Perú-Boliviana y la concesión del bastón mariscal o luego la caída de la administración de Santa Cruz.

CRIMINALES DE GUERRA NAZIS, MERCENARIOS PROVENIENTES DE ÁFRICA, NEOFASCISTAS ITALIANOS: "LOS NOVIOS DE LA MUERTE" EN BOLIVIA

Banzer a comienzos de su sangrienta dictadura en Pando. / Sol de Pando


Este artículo fue publicado en el periódico La Nación de Chile el 8 de agosto de 2007.

En los comienzos del siglo XX, Bolivia era el principal productor de estaño del mundo. Durante la Segunda Guerra Mundial contribuyó a la causa aliada vendiendo su mineral a un precio diez veces más bajo que el bajo precio de siempre. Los salarios obreros se redujeron a la nada, hubo huelga y las ametralladoras escupieron fuego. Simón Patiño, dueño del negocio junto a las familias Aramayo y Hochschild, pagaba 50 dólares anuales de impuesto a la renta. En las minas, en tanto, los obreros indígenas morían como moscas con sus pulmones destrozados por el polvo de silicio. En 1952, una revolución nacionalizó el poco estaño que quedaba, pero esas minas y otras, más algunos cultivos básicos, siguieron siendo el principal sustento del país.

HERNAN SILES ZUAZO Y JORGE HENRICH; UN DUELO DE HONOR SALDADO A TIROS


Por: Javier Badani / Extracto de su blog: javierbadani.blogspot.com

A las 6 de la tarde del 18 de septiembre de 1940 dos tiros terminaron con el letargo de los habitantes de Alto Miraflores. Minutos antes, Jorge Henrich y Hernán Siles Zuazo habían llegado hasta esta zona para batirse a duelo. Apuntándose el uno al otro con dos revólveres Colt calibre 32, ambos estaban resueltos a morir (y a matar) antes que dejar que su nombre y su honor se manchen. Así de valorado era en aquellos días el honor. El teniente Jorge Henrich acusaba a Siles Zuazo de haber mellado su nombre con acusaciones infundadas que habían sido publicadas en el impreso "Inti", que Siles dirigía. Y Siles, a pesar de que el texto había sido publicado sin su consentimiento, aceptó el duelo -que había sido planteado por el militar- aduciendo "razones de ética periodística". Y así aquel 18 de septiembre terminaron frente a frente, separados sólo por los exactos 25 pasos que las reglas de un lance así definían. No lo sabían entonces, pero Siles Suazo terminaría un año después fundando el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) para luego, en 1956, llegar a la Presidencia de la República. Henrich no tendría tan destacado sino. El teniente de aviación moriría meses después del famoso tiroteo, en un accidente aéreo que no tuvo mayor explicación. Su nombre engalana hoy el aeropuerto de Trinidad.
La vieja La Razón documentó aquel "lance caballeresco" de septiembre de 1940, transcribiendo los documentos oficiales que dejó el duelo. Comparto estos deliciosos textos que dan cuenta al detalle de este suceso.

¿RENÉ BARRIENTOS FUE ASESINADO POR ORDEN DE SU AMIGO ALFREDO OVANDO?



El general René Barrientos Ortuño había acompañado como candidato vicepresidencial al abogado Víctor Paz Estenssoro en las elecciones nacionales bolivianas del año 1964.
Habiendo triunfado su partido, el Movimiento Nacionalista Revolucionario, ambos asumieron sus mandatos en Agosto de 1964.
Pero el 4 de noviembre de ese mismo año, el vicepresidente Barrientos, con apoyomilitar y una facción de campesinos destituyó a Paz Estenssoro capturando la Presidencia y exiliándolo al Perú. Así iniciaría su Revolución Restauradora,
cogobernando con su amigo el general Alfredo Ovando Candia, Comandante General del Ejército, mientras él fungía como máximo Jefe Supremo de las fuerzas Armadas Bolivianas.

EN REALIDAD, ¿CUÁNTOS MILES DE CIUDADANOS ARGENTINOS FUERON RECLUTADOS PARA EL EJÉRCITO PARAGUAYO?

Un documento de la época denunciando la irregularidad flagrante.

Por: Diego Martínez Estévez / Grupo de Facebook: Aprendiendo de la Guerra del Chaco e Historias de Bolivia.

Y de éstos, ¿cuántos miles dejaron sus huesos frente a las posiciones defensivas bolivianas?

El tenor del cablegrama que se lee, es la información brindada por la Legación Diplomática boliviana en Buenos Aires, a la Cancillería nacional, donde da cuenta que unos 3 mil ciudadanos argentinos fueron reclutados y transportados en vagones de tren, hasta el puerto de Formosa. Se notará que este documento lleva la fecha del 18 de mayo de 1934. En los meses de abril y julio de este año, se libraron en el extenso frente de Ballivian, dos importantes batallas: “Condado Uno” y “Condado dos”, donde miles de paraguayos fueron inmolados y de paso ebrios, frente a las trincheras bolivianas. Posiblemente, parte de los tres mil argentinos reclutados en mayo – 34, llegarán directo a morir frente a las mismas trincheras, a lo largo de la batalla de “Condado Dos”. 

LOS TRES PERIODOS DEL AUGE DE LA GOMA EN LA HISTORIA DE BOLIVIA

Pacaguaras y caucheros

Llamado también ‘el árbol que llora’, ‘el emperador’, ‘el rey máximo’, ‘oro negro’ o lágrimas de la selva’, el árbol de la goma o Heveas brasiliensis, endémico de la Amazonia, ha sido aprovechado incluso desde antes de que llegaran los españoles a América. Se sabe que los indígenas de la región, desde remotos tiempos precolombinos, se alumbraban con teas que preparaban haciendo estopas con fibras vegetales que prendían luego de impregnarlas con el látex o savia de los árboles de caucho. Otros practicaban algunos adminículos utilitarios, como zapatos y vasijas dúctiles e irrompibles, e impermeabilizaban las canoas con las que navegaban por los ríos, así como los cueros, pieles y cortezas de ciertos árboles que usaban para cubrir algunas partes de su humanidad. Se sabe también que muchos amerindios, como es el caso de los de Chiquitos y los de Moxos, elaboraban con el caucho pelotas de goma de gran rebote con los que practicaban juegos peculiares, uno de sus mayores y más gratos pasatiempos.

COBIJA Y SU CARNAVAL DE ANTAÑO; MEMORIAS DE PINKY LANDÍVAR

Foto: Club de Leones carnavaleando en el Club Social: Ninfa Villalobos, Mildreth y Rosario Daher, Laura Gutierrez, Sharifita Valdez, Fabiola Justiniano, Gina Manssour, Fabiola Egues, Azucena Eduardo Cardozo y Rosita Ribera Meireles (Sol de Pando)

Por: Franklin Landívar Higashi © / Publicado en el periódico Sol de Pando el 10 de Febrero de 2013 (http://www.soldepando.com/cobija-y-su-carnaval-de-antano-memorias-de-pinky-landivar/)

Era la década de los sesenta, febriles años del pasado siglo XX. Los niños y jóvenes jugaban con globos (“bejigas”) solamente en las tardes, y era una regla no escrita que sólo se permitía las mojazones hasta las 6 de la tarde. A partir de las 3 salían las comparsas formadas por todos los integrantes de las familias vecinas a saltar en las calles principales, al son de aquellas bandas de músicos que les decíamos “chusos”.
Todos esperaban la salida de “Las Negritas”, eran un grupo de unas 35 damas, casadas, solteras, viudas, que salían a las calles a saltar, e iban a unas dos casas a descansar, tomar un traguito, bailar, y salían de nuevo. Toda esta actividad era solamente hasta las 6 de la tarde.
En la noche, habían bailes carnavaleros en el Hotel Pando (hoy Hotel Nanijo), el Fantasio, el Club Social Cobija (frente a la plaza principal), donde a partir de las 9 de la noche explotaba un derroche de alegría al ritmo de las bandas de músicos con musica exclusivamente brasileña: Sambas, Marchiñas, Carnaval, Xote.

23 DE AGOSTO DE 1939, MUERTE DE BUSCH Y ASCENSO DE QUINTANILLA

La Razón anuncia la muerte de Germán Busch. / Foto: Oxigeno Digital.

En la madrugada del 23 de agosto de 1939 tras una fiesta familiar, llega la hora fatal para el joven Presidente. Su esposa y dos de sus edecanes vivieron de cerca la tragedia. Todas las versiones parecen ratificar la tesis de suicidio. El Presidente era proclive a cambios bruscos de carácter y etapas de depresión. Una versión indica que esa misma noche intentó pegarse un tiro en presencia de sus edecanes Carmona (hermano de su esposa Matilde Carmona) y Goitia y éstos se lo impidieron. El hecho es que a las cinco y media de la mañana, encerrado en su escritorio se disparó en la sien, quedando agonizante. Murió a las pocas horas en el hospital General de La Paz. Al anoticiarse el pueblo salió a las calles dando gritos de dolor.  Una romería impresionante lo acompaño hasta su última morada.

¿QUIÉN FUE ESA MUJER DE NOMBRE BETTY, EN CUYO HONOR, EL CAMPO ATRINCHERADO A DONDE LLEGÓ, FUE BAUTIZADO CON SU NOMBRE?


POR: DIEGO MARTÍNEZ ESTÉVEZ 


SINTÉTICOS ANTECEDENTES:


El mes de diciembre de 1932, las fuerzas paraguayas ocupaban el sector Loa – Bolívar – Jayucubas – Platanillos, alcanzando con sus puestos avanzados las inmediaciones de Campo Jurado sobre el camino a Ballivian. La Ocupación de Campo Jurado le abría un expedito paso a Ballivian, situado en la retaguardia profunda de todo el dispositivo boliviano, por tanto, era urgente conjurar este peligro. Por entonces se encontraba al mando del ejército en campaña, el general José Luís Lanza que dispuso el empleo de dos fuerzas para apoderarse de Platanillos.
La maniobra consistió en realizar una operación de doble desbordamiento con una reducida unidad de infantería (dependiente de la 8va División), desde el sur y desde norte (Camacho) con otra, esta última, dependiente de la Tercera División. El resultado final fue el desalojo paraguayo de sus trincheras en Platanillos y posterior repliegue hasta las cercanías de Fortín Corrales.


OTTO RICHTER Y SU PARTICIPACIÓN EN LA GUERRA DEL PACÍFICO



Comerciante de abarrotes en general, tenía una casa comercial (un almacén en la calle Comercio en La Paz, donde rescataba quina, oro y objetos de plata, vendía enlatados y realizaba giros a Lima, Londres, París y Frankfurt) entre La Paz y Puerto Pérez. Laifundista con propiedades rúticas en Sopocachi y Bajo Miraflores. Pionero en la industria cervecera.

Su esposa era cuñada del presidente Hilarión Daza. Colaboró con el ejército boliviano en cuanto supo la noticia de la ocupación chilena de Antofagasta.

1900 CINISMO, MATONERÍA Y PREPOTENCIA DE CHILENA PARA QUEDARSE CON EL LITORAL BOLIVIANO

Caricatura de la nota del ministro Konig, publicada en el semanario argentino Caras y Caretas el 6 de octubre de 1900.

El 13 de agosto del año 1900, el embajador chileno en La Paz un bravucón llamado Abraham König Velásquez envió al Ministro de Relaciones Exteriores de Bolivia Eliodoro Villazón una matonesca Nota conteniendo “las bases definitivas de paz con Bolivia” aceptables para el Gobierno chileno (König 1900, XXVII). Según el embajador, “las bases propuestas por Chile [eran] equitativas, las únicas compatibles con la situación actual… Deben ser consideradas no sólo como equitativas sino como generosas… Sería una verdadera desgracia que el Congreso Boliviano pensara de distinta manera” (König 1900, XXXIX).

21 DE AGOSTO DE 1971, GOLPE DE BANZER EN BOLIVIA


El 21 de agosto, la COB y la Asamblea Popular llamaron a una concentración general en el estadio de Miraflores para el mediodía, desde donde asaltaron la intendencia del ejército. Consiguieron 1400 armas en su mayoría máusers vetustos.
El presidente había amanecido con la noticia: todos los regimientos que le habían prometido lealtad el 20 a la noche se habían pasado al golpe. A la una y media de la tarde el general Luis Re que Terán le pidió la renuncia. “Me sacaran muerto de aquí”, le contesto Torres. Rubén Sánchez lo apoyo y le dijo a Reque Terán: “El ultimátum es del gobierno para los facciosos”. Sánchez se transformaría en el militar más leal a Torres. Peleo hasta el final. En la batalla perdió un hijo. Desde sus oficinas, el ministro del Interior Jorge Gallardo coordino parte de la defensa del régimen. Semanas antes del golpe, Gallardo le había sugerido a Torres proveer con armas al movimiento obrero. Según la versión de Gallardo, no quiso prepararse para la guerra. “Torres escogió al ejército y no al pueblo, pero el ejército no lo eligió a él”, es su conclusión con la perspectiva de los 25 años trascurridos.
Sin apoyo de las fuerzas armadas, Torres conto con el voluntarismo de Sánchez y Gallardo. Entregaron al movimiento obrero, totalmente dispuesto a pelear, 500 fusiles, según la versión de Sánchez y 200, según Lechín.

“REPETE” EN LA GUERRA DEL CHACO


Camión cargado de soldados del altiplano boliviano parte rumbo a la Guerra del Chaco.

A finales de los 30 del siglo XX Jesús Lara (1898-1980) publicó “Repete: Diario de un hombre que fue a la Guerra del Chaco” (Imprenta de la Universidad, Cochabamba, 1937). Los acontecimientos relatados por Lara son fragmentos que desnudan episodios cotidianos del conflicto bélico con el Paraguay (1932-1935). Según el autor, Repete es “sinónimo de indio, de hombre de trinchera”. Para comprender el sentido de esta extraña palabra, Lara rememora una anécdota ocurrida en el infierno verde: “Algún Ministro o algún Jefe visitaba la línea de fuego (…). Ocurriósele preguntar a un combatiente acerca de la calidad del rancho” (ración alimenticia). A lo cual el soldado respondió: “--Nu is boino, mi tiñinti...”. El militar volvió a preguntar al soldado:
--“¿Por qué?, ¿Qué le falta? 
--Nara… 
--¿Tiene carne el rancho? 
--Sí, mi tiñinti 
--¿Sal? 
--Sí… 
-¿Y chuño? 
-Sí… 
-Entonces, ¿Por qué dices que no es bueno el rancho? 
A lo cual el soldado responde: 
-¡Nu repete, mi tiñinti!...”. 
El soldado quedaba insatisfecho con la ración de alimento que le tocaba. Quería “repetir”, comer más de lo que se le daba. La Guerra del Chaco no sólo fue heroísmo en los campos de batalla sino también avivó entre los “hermanos” combatientes sentimientos discriminatorios y racistas hacía sus camaradas indígenas.

PABLO MICHEL: 20 MIL INDÍGENAS PARTICIPARON EN LA GUERRA DEL CHACO

Indígenas orureños en la Guerra del Chaco

No tenían noción de Patria, mucho menos noción de a donde se dirigían. Pero una investigación del historiador Pablo Michel arroja el dato de que cerca de 20 mil “indios”, indígenas u originarios, defendieron la integridad del territorio nacional en la Guerra del Chaco, esto a horas nomás de cumplirse un nuevo recordatorio del día en que cesó el fuego entre ambos países (14 de junio).

“La coyuntura actual nos llevó a indagar sobre este tema, la participación de los indígenas en el acontecer nacional”, explica Michel. Según narra, la investigación lo condujo a determinar que el “indio”, previo a la contienda con Paraguay, no había participado en confrontamientos bélicos ni formaba parte del ejército pues no era considerado ciudadano, era simplemente un pongo. Y nada más.

“Es a partir de las misiones alemanas, en la década del 20 del siglo pasado, durante la presidencia de Hernando Siles, que el hombre originario empieza de a poco a tomar un papel activo dentro de los Regimientos, pues antes sólo se limitaba a acompañar a las mulas y a la carga de víveres”, explica el historiador.

El objetivo de la incorporación del “indio” en el ejército era civilizatorio, según los estudios de Michel. El ejército boliviano tenía que servir, además de constituirse en la institución militar, para educar a los indígenas en una época en que los servicios de instrucción no podían llegar a cumplir con éxito aquella tarea, y entonces se le delegó esta dura faena a las Fuerzas Armadas. “Había mucha reticencia en la incorporación de los ‘indios’ a los Regimientos, no sólo por oposición de las mismas comunidades autóctonas, sino también entre los terratenientes que veían en aquella fricción la pérdida de su mano de obra”.

Según dice Michel, una vez que estalla la guerra (1932), durante el gobierno de Daniel Salamanca, ésta en un principio no tomó en cuenta al indígena. En una segunda fase, el “indio” es raptado “como ganado” para cubrir aquellos huecos que empezaban a dejar las bajas del lado boliviano. “En una tercera etapa, se sucede un cambio muy interesante, pues los ‘indios’, por voluntad propia, se incorporan al ejército llevados incluso por sus padres. Y no sólo eso, llevan ganado o algunos víveres durante la guerra; los indígenas desde aquel momento empiezan a tener un sentido de pertenencia gracias a la contienda”, explica el investigador, “en la trinchera empieza a surgir un sentimiento de bolivianidad y también surgen los primeros héroes indígenas, como el sargento Valentín Condori”.

El historiador también explica que el hombre quechua habría resultado ser un guerrero con cualidades militares excepcionales. “Hans Kundt (General alemán del ejército boliviano) decía que el soldado indígena boliviano era un soldado que se adaptaba a todo, que era un gran luchador. Lo ubicaba después de los soldados alemanes”, a decir de Michel.

Cuando el ejército paraguayo, una vez finalizada la guerra, inició su campaña de retirada, el Teniente Coronel José Félix Estigarribia, al ver los cuerpos fallecientes de los soldados indígenas bolivianos, pronunció una frase que bien podría resumir lo asegurado por Kundt. “Bolivia no tiene suficiente bronce para hacer monumentos a los soldados de este origen”. 

Este articulo apareció publicado el 8 de Junio de 2011 en: www.pieb.com.bo

27 DE FEBRERO DE 1894, ASESINATO DEL GRAL. HILARIÓN DAZA


El 14 de febrero de 1879, el gobierno del Gral. Hilarión Daza, en una precipitada medida, promulgó una ley estableciendo un impuesto de 10 centavos por cada quintal de salitre que las compañías chilenas exportasen de Antofagasta, entonces territorio boliviano. Chile por su parte, acusó a Bolivia de violar el tratado de 1874, en el que se establecía no aumentar los impuestos por 25 años a los ciudadanos chilenos dedicados a la explotación del mencionado recurso. Las conversaciones fracasaron al cancelar definitivamente el gobierno de Daza las concesiones del salitre a la Compañía de Salitre y Ferrocarril de Antofagasta, entonces se desencadenó la guerra de ocupación.
El 14 de febrero de 1879, soldados chilenos ocupan el puerto de Antofagasta, pretextando “reivindicación” apropiándose desde entonces de la costa boliviana en el Pacífico. El 1° de abril de 1879, Chile declara la guerra al Perú para apropiarse de los territorios bolivianos de Atacama y los peruanos de Tarapacá. Y la guerra se traslada a este frente. Luego de neutralizar a la Armada peruana, el Ejército chileno desembarca en Pisagua, Perú pide a Bolivia el envío de tropas, Daza al mando del Ejército boliviano sale de Tacna en camino hacia Arica, pasando luego a Camarones donde se detiene, para hacer conocer al gobierno del Perú su retiro de la guerra.
El 28 de diciembre de 1879, una revuelta en la ciudad de La Paz depone a Daza y asume la presidencia de Bolivia el Gral. Campero. Daza sale del país hacia Europa, París, con el estigma de haber conducido al país a una guerra en circunstancias muy difíciles, por las derrotas sufridas en el campo de batalla dentro del territorio peruano y declarado a la vez, traidor a la patria.
Al principio, el destituido presidente vivió una vida ostentosa, pero, para retornar al país y responder por sus actos al fallo de la justicia con bastante documentación, tuvo que rematar sus bienes y con estos escasos recursos, producto de la venta pudo llegar al puerto de Antofagasta el 25 de febrero de 1894. Dos días después, el 27 en la noche arribó finalmente a Uyuni, por entonces un desolado caserío, extendido en el frío altipla-no.
La comitiva de recepción estaba compuesta por autoridades locales, militares y el cónsul chileno, luego de la cena oficial, Daza se dispuso a descansar y cuando se dirigían a una posada tres disparos sonaron en aquellos páramos desolados, Daza caía herido de muerte, sus ejecutores los mismos que se habían encargado de su custodia, según se dice, Daza portaba consigo documentos muy importantes que podían dar luces sobre la desastrosa conducción de la Guerra del Pacífico. 27 de febrero de 1894. Al día siguiente, el vecindario de Uyuni se hizo cargo de su entierro. Daza nació en la ciudad de Sucre, el 14 de enero de 1840.

Este articulo apareció publicado en el periódico El Diario el 26 de Febrero de 2013.



QUINTÍN QUEVEDO, EL EXPLORADOR


Un indígena cazando en el río Madera. Fuente: Franz Keller, The Amazon and Madeira Rivers, Philadelphia, J. B. Lippincott and Co., 1875.

Por: José E. Pradel B. / El Diario 6 de Agosto de 2013.

Desde la tercera década del siglo XIX, hasta los primeros años del siglo XX, los territorios amazónicos y chaqueños bolivianos, fueron también un sinónimo de prisión para los enemigos políticos de diversos gobiernos que se encontraban en el poder.
Es en ese sentido, que muchos de esos exiliados políticos exploraron y navegaron esos territorios y sus principales afluentes, esto facilitó a que se produzcan exploradores y colonizadores ‘privados’ ya que no contaban con auspicio ni recursos del Estado. Uno de esos valientes individuos fue Quintín Quevedo, influyente político melgarejista. Es necesario recordar que nació en 1823 en territorio argentino, en 1842 entró al ejército de Bolivia, con el rango de Teniente segundo. Por otro lado, en 1847 redactó el periódico “El Independiente” y colaboró en las gacetas “La voz del Pueblo” y en 1856 en “La Trasmisión Legal”.
Sin embargo, en 1860 durante la administración de Dr. José María Linares (1857 - 1861), fue desterrado a la frontera bolivianobrasilera. En el confinamiento transitó y exploró el río Madera, como resultado de este recorrido publicó en 1861 dos folletos de mucha importancia para la historiografía: “Pequeño Bosquejo de la Provincia de Mojos” escrito en el pueblo de San Joaquín en el cual describe –la idea de allanar las cachuelas, con objeto de abrir el río Madera y sus afluentes al comercio extranjero y al agradecimiento del oriente boliviano y “El Madera y sus cabeceras”, publicado en Belén del Pará, el 25 de abril reimpreso en Cochabamba el 31 de diciembre del citado año.
En esta oportunidad describiremos y analizaremos el segundo folleto sugerido, el cual señaló el autor: “me abstengo de publicar el diario de mi viaje, porque lo considero poco ameno, cansado e inoficioso. He preferido extractar de él, los datos y relaciones más precisas para formar una ilustración razonable de la navegabilidad del Madera, de sus inconvenientes y de la actualidad de esas regiones. Me es doloroso no poder ofrecer una obra más digna y datos más exactos; pero tengo que conformarme con mis fuerzas y con mi calidad de proscrito” 2.
Es necesario mencionar, que anteriormente exploraron la región de manera oficial, los siguientes exploradores: Alcide d’Orbigny (1830 - 1834), José Agustín Palacios (1843 - 1846), José Buza (1846), Lewis Herndom y Lardner Gibbon (1852).
En las primeras páginas describe una relación de los ríos: Mamoré, Ytines o Guapuré, Madera y el Amazonas. Posteriormente describe una parte de su exploración cuando se encontró con miembros de la tribu Caripunas, situado en la cachuela Araras. Por otro lado, detalla sobre las cachuelas: “son diez y nueve y cruzan a diversas distancias dentro de un espacio de sesenta leguas, ceñido por una serranía baja que parece obstruir el curso de las aguas. No todas son insuperables. Muchas no ofrecen atajo, algunas tienen medios de allanarse y solo tres, las peores, necesitan serios trabajos e intelijencia para facilitarles sus vías” 3. Además cita los nombres y describe cada una de las cachuelas: “Guayarameri, Guayarabasú, Bananera, Palo grande, Layo o Jacaré, Madera, Misericordia, Riveron, Misericordia, Riveron, Periquito, Araras, Pedernera, Paredón, Tres hermanos, Jirau, Calderón del Infierno, Morreño, Teotonio, Macacús y San Antonio” 4.
Tras muchos meses de viajar en el destierro, detalló sobre el río Madera: “es todo navegable a vapor, salvando las cachuelas; y que sus tres brazos principales el Itines, el Mamoré y el Beni son también navegables hasta latitudes mui próximas a las ciudades de Bolivia – La Paz, Cochabamba y Santa Cruz”. “El Madera y sus tres afluentes toman en tiempo de aguas un caudal imponente y capaz de embarcaciones mayores. En tiempo seco, de abril a noviembre, su diminución es inmensa. Para conocer a ciencia cierta sus dificultades y calcular su costo, debe explorarse en esta última época, a fin de no sufrir engaño por causa de las crecientes. Me abstengo de dar mi parecer respecto al gasto; porque, no es posible calcular lo bien cuando no se ha hecho un viaje especial y cuando no se ha tenido ni instrumentos, ni recursos, ni medios de hacer observaciones” 5.
Además, sus exploraciones contribuyeron en estar al tanto de las distancias aproximadas de las principales ciudades de Bolivia: La Paz, Cochabamba y Santa Cruz mediante la propuesta del establecimiento de una línea de vapores y de esta manera instituir una línea fluvial.
De la citada exploración, Quintín Quevedo expresó sobre nuestro país: “Bolivia no tiene que escoger; ha de marchar y la navegación del Madera es su vida” 6. Sobre este folleto. Lo terminó de escribir en Belén del Pará, la primera edición fue auspiciada por Ángelo Tomas do Amaral, Presidente de la Provincia del Pará.
Sin duda, la información publicada en el citado folleto sobre sus conocimientos del río Madera, sirvieron como un documento básico, para las posteriores exploraciones oficiales dirigidas por: George E. Church (1871), Edwin R. Heath (1870, 1879 - 80), Nicolás Armentia (1881- 82), Víctor Mercier (1887), Cnl. José Manuel Pando (1894) y Percy H. Fawcett (1906-07).
Posteriormente Quintín Quevedo, ocupó los cargos públicos de Prefecto del Departamento del Beni (1863 - 64), Departamento de Cochabamba a fines de (1865) y por último del Departamento del Litoral (1866 - 67). En 1870 fue ascendió al grado de General de Brigada. Como continuo colaborador a la administración del Gral. Mariano Melgarejo (1864 - 1871), ayudó á la toma de Potosí, en 1870 y al ataque de La Paz, en 1871.
En 1876, el Gral. Quintín Quevedo, falleció exiliado en Puno, República del Perú.
* Académico Supernumerario de la Academia Boli-viana de Historia Militar.
1 Agradezco a Jorge Mercado San Cristobal, por el apoyo que me brindó al realizar este artículo.
2 Quintín Quevedo, El Madera y sus cabeceras, 2ª Edición, Cochabamba, Tipografía de Quevedo, 1861, pp. 4.
Ibídem. 9.
Ibidem. 9, 10 y 11.
Ibidem. 12.
Ibidem. 16.

YPFB Y LA GESTIÓN DEL 17 AL 11 % DE REGALÍAS


La reversión del Estado de las concesiones otorgadas a la Estándar Oil Co. y la creación de YPFB dieron lugar al surgimiento de un nuevo escenario en torno a la Ley promulgada por el Presidente Siles Reyes. Al desaparecer el sujeto privado como ente productor y al haber asumido el Estado la responsabilidad de administrar toda la actividad petrolera en el país a través de YPFB, desapareció el tributo del 11 % y con él la participación departamental del 30 % que tantas esperanzas de progreso había despertado.

Ante esta nueva realidad Víctor Paz Estenssoro diputado tarijeño asumió el liderazgo de una nueva batalla legislativa acompañado de notables legisladores de la bancada tarijeña y otras representaciones entre estos, Julio Pantoja Estenssoro, Manuel Mogro Moreno, José Chávez Suárez, Jorge Araoz Campero, Nazario Pardo Valle, Ángel Mendizábal, Roberto Jordán Cuellar, Alberto Echazu, Jorge Mercado Rosales, Juan Manuel Suárez, Gustavo Auza, José Santiesteban, Augusto Céspedes, Luís Herrera, Eduardo Rodríguez Vásquez, Carlos S. Cortéz, Alberto Zelada, Napoleón Solares, Luís Guzmán, Hugo Pizarro Araoz, José Anaya y Sócrates Parada Suárez, presentando el 14 de junio de 1938 un proyecto modificatorio sobre la Ley de 1929, fijando una renta del 17 % sobre la producción bruta de petróleo a favor de los Tesoros de la circunscripción productora.

El 22 de junio de 1938, la Comisión de Petróleo de la Cámara de Diputados, emitió un Informe calificando a las razones y motivos que indujeron a los convencionales para proponer la modificación de la Ley, como “ …muy atendibles, justos y de equidad nacional” afirmando, además, que “… toda posición lugareña a que el manejo del petróleo fiscal se haga siguiendo únicamente las normas que aconseje las economías de su explotación”, opinando en conclusión, “que se apruebe el proyecto de Ley en la forma que ha sido presentado”. Esta Comisión estuvo formada por los convencionales Julio Pantoja Estenssoro, Sebastián García Agreda, Roberto Jordán Cuellar, F, Hurtado C. y O. Quiroga Mier.

La aprobación de la Ley Modificatoria estuvo presidida de una notable y destacada acción parlamentaria en la que descollaron los representantes nacionales Víctor Paz Estensoro de Tarija y Facundo Flores de Santa Cruz. Paz Estensoro en la Convención de 1938 presidida por Renato Riverin. La norma aprobada contenía una diferencia sustancial con el proyecto original, ya que la participación propuesta del 17 % tras negociaciones en el legislativo, fue reducida al 11 % de la producción bruta de petróleo, vale decir, que los Departamentos productores de hidrocarburos pasaron a percibir el porcentaje que originalmente se asignó a favor del Estado, cuando se inició la explotación de esta riqueza en el país.

Agotada la exposición de motivos, las justificaciones y los debates, la legislatura de 1938 aprobó la nueva Ley de Regalías que concretaba de manera definitiva la asignación del 11 % a favor de los Departamentos productores de hidrocarburos, la cual hasta la fecha asigna ese porcentaje la misma que fue ratificada en leyes posteriores y que hasta la fecha se cumplen. El Presidente Germán Busch Becerra promulgo la Ley el 15 de junio de 1938, con la participación de Dionisio Foainini, como Ministro de Minas y Petróleo y Luis Sagarnaga , Oficial Mayor de Minas y Petróleo, la cual a través de su Artículo Primero, modificó los artículos Primero y Segundo de la Ley del 31 de diciembre de 1929, fijando el once por ciento de la producción bruta de petróleo de cada Departamento, como renta a favor de los tesoros de las circunscripciones productoras de dicho hidrocarburo.

La gestión legislativa para la obtención de la regalía del 11% por los hidrocarburos

En tiempos de necesidad de mayores recursos económicos, para atender las múltiples carencias y demandas de la comunidad en general, una vez más se vuelcan las miradas a las regalías que percibe el Departamento de Tarija. Su concepción, los gestores y la gestión para la aprobación de esta concesión forma parte de la memoria histórica de nuestro Departamento y son casi desconocidas por la ciudadanía. La regalía departamental está inscrita en la Constitución Política del Estado y su cumplimiento y aplicación están garantizados: Lo que ahora está en discusión y disputa es su manejo y distribución. Autoridades ejecutivas, seccionales, municipales, representantes cívicos, vecinales, institucionales y agrupaciones ciudadanas, manifiestan con fervor patriotero la defensa de la regalía. Lo importante de este nuevo escenario es garantizar la concertación y evitar la confrontación en busca de la convivencia pacífica, el beneficio y bienestar colectivo. 

Las regalías están en el debate. Otras regiones productoras del Departamento como las Provincias Arce y O´Connor demandan recibir el beneficio del 45% por la producción de hidrocarburos en sus jurisdicciones, propuesta que toma fuerza y forma bajo el criterio que la regalía debe beneficiar en la jurisdicción territorial donde se genera y no en su totalidad a la provincia Gran Chaco, como es en la actualidad.

1924. Pozo Bermejo X-2 DESCUBRIDOR. Primer pozo petrolero productor de petróleo en Tarija. Bolivia.

La gestión para obtener la Regalía por la explotación de hidrocarburos se inició el año 1929 y se concretó en la Legislatura del año 1938

La gestión para la obtención de una norma que beneficia a los Departamentos productores de hidrocarburos se inició en el año 1929, a través de propuestas elaboradas por los diputados tarijeños Julio Pantoja Estensoro, Octavio O´Connor D´Arlach, Oscar Trigo Pizarro, Delfín Pino Ichazo y Arcil Oliva Dalence, Posteriormente, nueve años después, el 14 de junio de 1938 un proyecto modificatorio sobre la Ley del año 1929, fijó una renta del 17 % sobre la producción bruta de petróleo a favor de los Tesoros de la circunscripción productora. Víctor Paz Estenssoro diputado tarijeño asumió el liderazgo de una nueva batalla legislativa acompañado de notables legisladores de la bancada tarijeña y otras representaciones entre estos, Julio Pantoja Estenssoro, Manuel Mogro Moreno, José Chávez Suárez, Jorge Araoz Campero, Nazario Pardo Valle, Ángel Mendizábal, Roberto Jordán Cuellar, Alberto Echazu, Jorge Mercado Rosales, Juan Manuel Suárez, Gustavo Auza, José Santiesteban, Augusto Céspedes, Luís Herrera, Eduardo Rodríguez Vásquez, Carlos S. Cortéz, Alberto Zelada, Napoleón Solares, Luís Guzmán, Hugo Pizarro Araoz, José Anaya y Sócrates Parada Suárez.

La explotación de petróleo en Bolivia, tuvo su origen en el Departamento de Tarija a partir del año 1867 durante el gobierno de Mariano Melgarejo, quien otorgó licencia exclusiva a los súbditos alemanes Franck Hokts y Edward Hansen para la explotación de petróleo en la provincia Salinas, actual provincia O´Connor del Departamento de Tarija. El registro histórico no establece el cumplimiento de la explotación de petróleo en esa zona, sin embargo este hecho se inscribe como el primer acto comercial suscrito por el gobierno de Bolivia en materia para la explotación de petróleo.

Posteriormente a partir del año de 1920 se establecieron contratos con la empresa Richmond Levering Co., que obtuvo concesiones en el país en los Departamentos de Santa Cruz, Chuquisaca y en Tarija específicamente para la exploración en la serranía del Candado en Bermejo, provincia Arce y posteriormente en Sanandita, provincia Gran Chaco. En el año 1922 La Richmond Levering transfirió sus derechos a la empresa Standard Oil Company. La actividad petrolera estuvo a cargo de la iniciativa privada en aplicación del alcance de la Ley Orgánica de Petróleo, propuesta por la Convención de 1920 y promulgada por el Presidente Bautista Saavedra Mallea el 20 de junio de 1921.

El 24 de agosto de 1922 se registra como la fecha oficial del inicio de la actividad petrolera en Bolivia, localizada en Bermejo con la perforación del primer pozo petrolero a cargo de la Stándard Oil Co. el cual no alcanzo su objetivo por deficiencias técnicas en las labores de perforación y fue abandonado. Dos años después, el 25 de junio de 1924 la mencionada compañía y el gobierno nacional anunciaron oficialmente el descubrimiento del petróleo en Bolivia, en el pozo Bermejo X-02 a una profundidad de 600 mt., el cual resulto productor. El pozo Bermejo X-02, luego de 92 años de su descubrimiento, a la fecha continúa proveyendo petróleo. Cuatro años después en 1926 la Standard Oil Co. perforó y descubrió el Campo Sanandita ubicado en la Provincia Gran Chaco, en 1927 en Camiri, Departamento de Santa Cruz y en 1931 en Camatindi. La Standard instaló dos refinerías en Sanandita y Camiri, perforo 30 pozos de los cuales 18 fueron exploratorios.

La gestión de las regalías en el Poder Legislativo

Como efecto de este nuevo escenario, líderes políticos y de organizaciones ciudadanas concibieron el desarrollo de acciones destinadas a la percepción de una “regalía”, entendida como un derecho exclusivo y una compensación por la explotación de un recurso natural y la participación por los ingresos obtenidos de esa actividad. Tradicionalmente la regalía fue concebida como una bandera de lucha de las reivindicaciones regionales y considerada como una especie de compensación a favor de los Departamentos donde se explotan los hidrocarburos y fundamentalmente por constituirse en el principal instrumento de progreso por el destino que se asigna a los recursos recibidos. Las regalías sobre la explotación de hidrocarburos, se constituyeron en la base financiera del desarrollo económico y social de los departamentos productores, Tarija, Santa Cruz y Chuquisaca, a los cuales posteriormente se incorporó el Departamento de Cochabamba.

Pese a la importancia que significan las regalías en la vida de las regiones productoras y en el caso específico del progreso, desarrollo y destino de nuestro Departamento, poco se conoce sobre el origen histórico de ellas, la forma en que fueron gestionadas para convertirse en Ley de la Republica y como se determinó la actual cifra que para muchos puede aparecer como simplemente secreta o desconocida. Mediante la aprobación de una Ley se estableció la tributación a favor del Estado del 11 % que podía ser cubierta en dinero o en productos, prescindiendo de los derechos que pudieran asistir a los productores, pues no se establecía beneficio alguno a favor de ellos.

Diputados tarijeños proponentes de la ley

La gestión para la obtención de una norma que beneficia a los Departamentos productores de hidrocarburos se inició en el año 1929, a través de propuestas elaboradas por los diputados tarijeños Julio Pantoja Estensoro, Octavio O´Connor D´Arlach, Oscar Trigo Pizarro, Delfín Pino Ichazo y Arcil Oliva Dalence, que fueron presentadas en el Poder Legislativo de la Nación en la legislatura del año 1929 logrando el apoyo de representantes de otros Departamentos. La gestión iniciada por los diputados tarijeños en el Parlamento fue notable por la consistencia de la propuesta, la exposición de motivos y justificación del proyecto de Ley presentado en esa instancia legislativa que mereció el respaldo de otras representaciones.

En el tratamiento parlamentario, el proyecto de ley estuvo precedido de un informe de la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados presidida por Abel Iturralde, que emitió opinión favorable, poniendo énfasis en se trataba de un “…nuevo rendimiento fiscal que comporta la realización de una de las más positivas esperanzas que ha abrigado el país todo, para la satisfacción de sus necesidades cada vez más crecientes y el alivio de sus recursos económicos”. La comisión observó la situación de los Departamentos de Santa Cruz y Chuquisaca, porque los recursos que se obtenían por la participación sobre el petróleo en el primer caso, estaban destinados al empréstito del ferrocarril Cochabamba – Santa Cruz y en el segundo al ferrocarril Potosí – Sucre, aseverando que estando las obligaciones pactadas, a través de convenios internacionales, en ellas no podían producirse modificaciones, con una norma interna de la República.

Luego de fragosos y prolongados debates la Ley fue aprobada por el Poder Legislativo y promulgada por el Presidente Hernando Siles Reyes y el Ministro de Minas y Petróleos Manuel Mier y León el 31 de diciembre de 1929, que en su Artículo 1º expresaba; “Del once por ciento bruto que fija al Estado la Ley de Petróleos de la Republica y la Resolución del 25 de julio de 1922, como participación en la explotación de este hidrocarburo sus similares y derivados, se destina el 30 % como renta de carácter departamental a favor de los Tesoros de las circunscripciones productoras de petróleo”.

La disposición promulgada por el Presidente Hernando Siles disponía, que los fondos serán depositados directamente en el Tesoro de cada Departamento, trimestral o semestralmente por las compañías explotadoras. Dispuso asimismo que las sumas de dinero obtenidas por este concepto sean destinadas a obras públicas, vialidad, irrigación, fomento de la instrucción pública y de industrias agropecuarias. El manejo de los recursos fue confiado a una Junta Impulsora compuesta por el Prefecto, Presidente del Concejo Municipal, Presidente de la Cámara de Comercio, un representante de la Contraloría y un vecino notable a ser designado por el Presidente de la República. En el caso del Departamento de Tarija, se estableció una excepción, otorgándole al Tesoro Departamental la facultad de disponer, para los gastos generales de su administración el 5 % del 30 % asignado, debiendo invertirse el remanente en los rubros anteriormente citados.

La Ley del 31 de diciembre de 1929 en su Artículo Quinto definió la situación estableciendo que: “En el caso de encontrarse afectada la participación que se reconoce a los Departamentos productores mediante esta Ley a algún empréstito, este seguirá atendiéndosele en la cuota parte correspondiente y según los términos del contrato”. La disposición fue recibida con algarabía por los Departamentos productores y en Tarija, se tributaron homenajes de reconocimiento a los diputados de la legislatura de 1929. La representación tarijeña en el Senado Nacional estaba a cargo de los Senadores Domingo Paz Rojas y Tomas Monje Gutiérrez.

Terminada la guerra del Chaco en 1935, la Standad Oil Co. fue acusada de contrabandear petróleo a la Argentina por un ducto clandestino por el lecho del rio Bermejo, confrontar problemas con el pago de patentes al Estado y una manifiesta actitud totalmente antipatriótica durante el conflicto bélico. El 21 de diciembre de 1936 durante el gobierno del Gral. David Toro se creó Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos – YPFB, el 13 de marzo de 1937 el gobierno del Gral. David Toro decretó la caducidad de las concesiones y la reversión al dominio del Estado de todos los campos petrolíferos con todas las instalaciones y bienes pertenecientes a la Standard Oil Company y en el año 1937 YPFB se hizo cargo de los activos revertidos, de la administración, desarrollo, exploración y explotación de los campos recuperados y de toda la actividad petrolera en Bolivia.

Este articulo apareció publicado en El Periódico el 18 de Diciembre de 2016.



BREVE HISTORIA DEL PALACIO LEGISLATIVO



“El Lo­re­to”, an­ti­guo edi­fi­cio cons­trui­do por los Je­sui­tas, en la Pla­za Ma­yor. En sus os­cu­ros am­bien­tes se de­sa­rro­lla­ron los­ he­chos más dra­má­ti­cos y san­grien­tos de nues­tra his­to­ria.

Publicado en el periódico El Diario el 26 de Junio de 2012

Es­te edi­fi­cio co­men­zó a cons­truir­se en 1898 en el te­rre­no que per­te­ne­ció a la Ca­pi­lla de Nues­tra Se­ño­ra del Lo­re­to que es­ta­ba a car­go de los re­li­gio­sos de la Com­pa­ñía de Je­sús, y ha­bien­do si­do aban­do­na­da por ellos, fun­cio­nó allí el Co­le­gio Ca­ro­li­no o Se­mi­na­rio y el sa­lón de la Uni­ver­si­dad. En es­ta sa­lón se rea­li­zó la ma­yor par­te de las asam­bleas par­la­men­ta­rias que se ce­le­bra­ron en La Paz has­ta 1893.
Otros da­tos his­tó­ri­cos, afir­man que los je­sui­tas lle­ga­ron a La Paz el 6 de ma­yo de 1582, cons­tru­yen­do su igle­sia de 1608 a 1615, ba­jo la ad­vo­ca­ción de la Vir­gen del Lo­re­to, al pa­re­cer es­ta ca­so­na se ree­di­fi­có en 1710, am­plián­do­la a tres na­ves y tres claus­tros en el con­ven­to. Pos­te­rior­men­te, a la ex­pul­sión de los je­sui­tas que po­seían el va­lio­so do­cu­men­to “El dia­rio de la vi­da de La Paz”, el tem­plo fue ocu­pa­do por el Se­mi­na­rio cu­ya be­lla por­ta­da ba­rro­ca de pie­dra se en­cuen­tra ac­tual­men­te en el mon­tí­cu­lo de So­po­ca­chi.
De­mo­li­do ha­cia 1870, por el pla­no de la ciu­dad le­van­ta­do en 1902 por la co­mi­sión to­po­grá­fi­ca di­ri­gi­da Por Jo­sé Bas­ti­de, se sa­be que el edi­fi­cio en­con­trá­ba­se en ple­na cons­truc­ción.
Su fron­tis prin­ci­pal se re­cor­ta so­bre la Pla­za Mu­ri­llo, des­ta­cán­do­se en for­ma so­bria, co­ro­na­do por el pa­no­ra­ma de la ciu­dad, mos­tran­do a sus cua­tro án­gu­los un re­loj pú­bli­co.
Com­pren­de es­te edi­fi­cio una ex­ten­sión for­ma­da por la ace­ra sud-es­te de la Pla­za Mu­ri­llo y par­te de la pri­me­ra cua­dra de la ca­lle Co­mer­cio con la cual for­ma án­gu­lo. Sin du­da es uno de los edi­fi­cios más vis­to­sos de la ciu­dad de La Paz, cu­yo or­den ar­qui­tec­tó­ni­co es­tá ins­pi­ra­do en el co­rin­tio.
Com­pren­de dos pi­sos y lu­ce dos fa­cha­das, la prin­ci­pal so­bre la Pla­za Mu­ri­llo y la otra par­te so­bre la ca­lle Co­mer­cio. La es­ca­le­ra de ho­nor de ese edi­fi­cio es de már­mol.
Las ins­ta­la­cio­nes del Pa­la­cio Le­gis­la­ti­vo es­tán acon­di­cio­na­das pa­ra el nor­mal fun­cio­na­mien­to de las cá­ma­ras de di­pu­ta­dos y se­na­do­res, obe­de­cien­do su es­truc­tu­ra al es­ti­lo aca­de­mis­ta, con una es­ca­le­ra im­pe­rial de már­mol; en tan­to la fa­cha­da es de es­ti­lo co­rin­tio en am­bos pi­sos. En­tre sus va­lo­res se en­cuen­tra la bi­blio­te­ca del Con­gre­so, ade­más de los re­tra­tos de los pre­si­den­tes Adol­fo Ba­lli­vián y Elio­do­ro Ca­ma­cho, de­bi­dos al pin­cel del ar­tis­ta Flo­ren­ti­no Oli­va­res.
Has­ta 1969, año en que fa­lle­ció trá­gi­ca­men­te el ex-Pre­si­den­te Gral. Re­né Ba­rrien­tos, fun­cio­nó el Con­gre­so, tan­to en lo que co­rres­pon­de a la cá­ma­ra de Di­pu­ta­dos y Sena- ­do­res. Cuan­do el ex-Pre­si­den­te Luis Adol­fo Si­les, fue de­rro­ca­do por un gol­pe mi­li­tar, el Con­gre­so fue clau­su­ra­do. Des­de en­ton­ces el edi­fi­cio del Pa­la­cio Le­gis­la­ti­vo fue des­ti­na­do a otros me­nes­te­res. Allí fun­cio­nó la Co­mi­sión Mo­ra­li­za­do­ra y otras re­par­ti­cio­nes es­ta­ta­les. Du­ran­te el go­bier­no de Juan Jo­sé To­rres, y en uno de los mo­men­tos más som­bríos de la his­to­ria de Bo­li­via, se ins­ta­ló la lla­ma­da “Asam­blea del Pue­blo” cu­yos re­sul­ta­dos fue­ron am­plia­men­te co­no­ci­dos por el pue­blo.
Pos­te­rior­men­te, fun­cio­na­ron en ese re­cin­to otras re­par­ti­cio­nes es­ta­ta­les, en­tre ellas el Con­se­jo Na­cio­nal de Re­for­mas Es­truc­tu­ra­les, el Mi­nis­te­rio de Es­ta­do, lue­go la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral de Pren­sa e In­for­ma­cio­nes de la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y la Ase­so­ría Agra­ria de la Pre­si­den­cia. El re­tor­no a la de­mo­cra­cia tra­jo nuevos cambios en su am­bien­te in­te­rior, más que to­do en la se­gu­ri­dad y volvieron a sesionar ambas Cámaras.

¿MANUEL ISIDORO BELZU NACIÓ EN ORURO?

Zenón Nuñez Huanca - Teatro municipal de Poopó 1924 (Oruro) Por: Ramiro Duchén Condarco - Periodista e investigador / Publicado en...

Popular Posts