Historias de Bolivia, Archivos Históricos.- Sitio dedicado a la recolección de notas periodísticas, revistas, libros, fotografías, postales, litografías, investigaciones, curiosidades, etc., etc. Todo lo relacionado con la historia de nuestra patria Bolivia. (Historia de Bolivia).

EL 30 DE NOVIEMBRE DE 1926.- PROPUESTA DE KELLOGG EN EL DIFERENDO PERUANO CHILENO

El Gobierno de los Estados Unidos, por intermedio del Secretario de Estado, Frank B. Kellogg, quién mediaba en el diferendo peruano – chileno respecto a Tacna y Arica, envió un memorándum a los Gobiernos de Chile y Perú proponiendo ceder a la República de Bolivia a perpetuidad, todo derecho, título e intereses que ellas tengan en las provincias de Tacna y Arica.

Chile aceptó, en principio, considerar la propuesta y el 4 de diciembre del mismo año su Canciller, Jorge Matte, presentó un memorándum al Secretario de Estado Kellogg, manifestando su disposición de conceder una faja de territorio y un puerto a Bolivia una vez que la posesión definitiva de Tacna y Arica fuera definida. Asimismo, expresó que el gobierno de Chile honraría sus declaraciones previas. Arica quedo bajo soberanía chilena en 1929, Chile no cumplió con lo expresado previamente.
--------------------------

FÉLIX CAPRILES FUE CONSTRUIDO POR LOS ‘PILAS’

Foto: Panorámica del estadio Félix Capriles cuando se realizaban las obras en las curvas Norte y Sur. Sedede.
Por: ARIEL GUZMÁN CANDIA / Publicado en el periódico Opinión, el 2 de diciembre de 2013.

El estadio Sudamericano Félix Capriles es un escenario que encierra mucha historia para el deporte regional y nacional, porque fue un testigo mudo de las grandes hazañas de los deportistas bolivianos que dejaron en alto el nombre del país.
Este escenario es un caso insólito, porque se comenzó a levantar (cimientos) en noviembre 1935, pero con mano de obra de los prisioneros de la contienda bélica de la Guerra del Chaco y descartando a los trabajadores de este país, detalla el historiador, Manuel Vergara Céspedes.

EL FAMOSO DOCUMENTO DEL ACTA DE POSESIÓN DEL CERRO RICO


Por: JOSÉ LUIS PÉREZ CORO - Artista, escritor e investigador historiográfico. / Este artículo fue publicado en el periódico El Potosí el 7 de abril de 2017.


El documento del acta de posesión es poco estudiado, pero muy difundido por la tradición popular y aún por algunos estudiosos académicos al respecto, es constantemente citado, reproducido y publicado como prueba fehaciente e intachable de ser el 1 de abril de 1545, la fecha en que se hizo la famosa posesión del Cerro Rico y se considere portanto esa misma fecha, como el de la fundación de la Villa Imperial de Potosí.
En este estudio no ahondaremos en aspectos concernientes a la fundación de Potosí o la fecha en que se le atribuye como tal. Sino en el origen y legitimidad del acta y una probable relación y origen del acta con la obra de Arzans.

LA NEGRA ÉPOCA DEL BANZERATO EN BOLIVIA

La gestión de Banzer “fue de fuerza, una dictadura”, según palabras de uno de sus ministros del interior, Alfredo Arce Carpio. El septenato (1971 -1978) dejo, ante todo, las marcas de una represión sin precedentes en la historia de Bolivia.
Loyola Guzmán, presidenta de la asociación de Familiares de Detenidos y Desaparecidos por la Liberación Nacional (ASOFAMD) destaco que durante el banzerato hubo 100 desapariciones (incluidos 40 en Argentina y 3 en Chile). En el libro Nunca Más para Bolivia, el padre jesuita Federico Aguilo totalizo 39 asesinatos políticos, 429 muertos en enfrentamientos y masacres y 100 torturados que salieron con vida. Según la Asociación de periodistas, hubo entre octubre de 1971 y diciembre de 1977, alrededor de 14750 encarcelados, 19140 exiliados políticos y 780000 exiliados económicos.

LAS MUERTES Y CAÍDAS; A LA AVIACIÓN NACIONAL LE COSTÓ TOMAR VUELO

Momentos antes del histórico primer vuelo en Bolivia. Al centro, Hudson y sus mecánicos en lo que hoy es la Base Aérea de El Alto.



Por: MIRLA SAHONERO CAMACHO / Publicado en Opinión el 4 de Diciembre de 2016.

Memoria. Largo, accidentado, con limitaciones y más penas que satisfacciones... así fue el camino para los primeros aviadores del país, cuyo sacrificio abrió el firmamento para los que vendrían después.
Hace 19 años, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó oficialmente al 7 de diciembre como el Día Internacional de la Aviación Civil, con el propósito de establecer la importancia de esta actividad en el desarrollo social y económico de los Estados. 
Una delegación de Bolivia estuvo presente en esa reunión, mientras que en casa, el Lloyd Aéreo Boliviano (LAB) seguía tratando de adaptarse a su nueva vida como empresa capitalizada, aún pujante, pero cada vez más cerca del fin.

UN DIARIO ESPAÑOL REFLEJABA EL SECUESTRO DE HERNÁN SILES ZUAZO


Este artículo apareció en la edición impresa de El País de España el Domingo, 8 de julio de 1984 
Foto: Hernán Siles Zuazo.

El embajador norteamericano en La Paz, Edwin Corr, jugó un papel decisivo en el frustrado intento de golpe de Estado que tuvo lugar el pasado 30 de junio en Bolivia. Los secuestradores del presidente constitucional, Hernán Siles Zuazo, se quedaron solos cuando ninguna unidad militar de la capital se sumó al levantamiento, posiblemente por la advertencia de Corr de que EE UU no apoyaba el golpe. Siles Zuazo salió fortalecido de esta rocambolesca intentona, pero los peligros para el régimen democrático boliviano, que aún no ha cumplido dos años de vida, siguen existiendo y los rumores de golpe de Estado son algo cotidiano en en el país andino.

EL DIARIO DEL ABOGADO JOSÉ VICENTE OCHOA RELATA LA GUERRA DEL PACÍFICO

Por: Luis Oporto Ordóñez - Historiador. Docente titular de la Carrera de Historia (UMSA). Director de la Biblioteca y Archivo Histórico de la Asamblea Legislativa Plurinacional.


La tradición castrense de documentar sus fastos, facultó al presidente Hilarión Daza a instruir la redacción de un Diario de campaña al joven abogado José Vicente Ochoa, documento de valor trascedental para la historia de aquella guerra injusta, provocada y planificada por Chile para apoderarse de las riquezas del guano, salitre y cobre en el Litoral boliviano. Es imperioso que su contenido sea conocido por los ciudadanos de Bolivia, Perú y Chile, pues permitirá comprender mejor la naturaleza íntima de ese conflicto internacional, motivado por la ambición de la oligarquía chilena que buscaba ensanchar sus fronteras por medio de una guerra de ocupación y conquista. El Diario fue escrito en condiciones álgidas, "a vuelapluma, muchas veces sobre el lomo de bestia ó en medio del vivac de la campaña y quizá tras del fragor del combate". El joven cronista llevó el Diario de Campaña "con fidelidad estricta y a medida que se producían los acontencimientos", responsabilidad complicada y compleja pues debía mantener criterio independiente y procurar la revelación exacta de hechos y tratar de capturar "los caracteres de los diversos actores sociales". El Diario debía ser "un retrato de la situación moral y material del Ejército de Bolivia, durante la Guerra del Pacífico". Su autor, combatiente singular en ese insano conflicto, usaba la pluma más no el fusil o la bayoneta. Siguió al Capitán General y al Ejército que se desplegó de La Paz a Tacna; hizo viajes intermitentes con el presidente Daza y la Legión Boliviana a Arica, y luego enrumbó a Camarones, de cuya inexplicable retirada fue testigo.

BANDERA PARAGUAYA CAPTURADA EN PLATANILLOS


Por Cnl. Diego Martínez Estévez

Bandera paraguaya capturada en Platanillos, probablemente por el Destacamento Rodriguez que se encontraba al mando del teniente coronel Angel Rodríguez, futuro Oficial de Operaciones del Comando en Jefe del Ejército al mando del General Peñaranda. Del cerebro de Rodríguez nacieron concepciones estratégicas operativas que dieron como resultado batallas ganadas, entre ellas las de Strongest, Condado I y II Condado. 

MANUEL ASCENCIO PADILLA ES SALVADO POR SU ESPOSA JUANA


Por: Luis S. Crespo / Este artículo fue publicado en el periódico El Diario el 28 de Febrero de 2017.

En la aldea de Pomabamba, hoy Villa Azurduy, los realistas tomaron preso y sentenciaron a sufrir la pena de muerte, al guerrillero patriota Manuel Ascencio Padilla, y en momentos en que iba a ser ejecutado, apareció su esposa, doña Juana Azurduy, y con valor extra-ordinario, arremetió contra los realista y lo libró de la muerte.

¿QUIEN FUE MANUEL ASCENCIO PADILLA?

Uno de los guerrilleros mas notables de la guerra de la independencia, que salieron de lo vulgar y que figuraron resplandecientes en el cielo de la gloria, fue sin duda alguna, el esforzado patrio-ta don Manuel Ascencio Padilla.

HISTORIA DE HANSA

Foto: Instalaciones de Hansa donde funcionaba la sucursal en Oruro.

Por: Vicente González Aramayo Zuleta - Abogado, Miembro de Número de la Academia de Ciencias Jurídicas, Miembro de UNPE. Miembro de la Sociedad Geográfica y de Historia de Oruro. Miembro de SOBODE, escritor e investigador Nacional. Ex catedrático de la U.T.O., cineasta. / Este artículo fue publicado en el periodico La Patria de Oruro el 13 de mayo de 2012.

Debido a la publicación de mi libro "Breve Historia de la Industria Orureña", en una nueva edición me pidieron hacer una breve historia de la empresa HANSA. Entonces también aprovecho la oportunidad para referirme un poco a Grace y Cia. porque presté 16 años de servicios en esta empresa, siendo muy joven. 
Los Grace, de origen irlandés Llegaron a Bolivia a fines del siglo XIX e impusieron un activo comercio tanto en el interior de Bolivia y otros países, cuanto en el rubro marítimo. Y también con empresas aéreas como Panagra, Pemsa en el área de maquinaria petrolera, Compadesa, Sociedad Boliviana de Cemento, grupos mineros como International Mining que también explotaba las minas de Avicaya y Estalsa ubicadas en el Cañadón Antequera de nuestro departamento, fue empresa grande y organizada, de la que en Potosí y Oruro estaban las principales sucursales, debido a la producción minera, porque, a través de su filial International Machinery Company distribuían en Bolivia los más prestigiosos equipos y maquinaria de minería como Bucyrus Erie, Caterpillar, Cobex, Dow Chemical, Denver Equipment, Deister Concentrator, Eimco, Fagersta, Gulf. Grove, Ingersoll Rand, Johns Manville, Unirroyal, Volvo, etc. Hacia la década de los 70, levantó sus negocios en el Perú y en nuestro país, debido -según- dijo el propietario residente en Nueva York, PETER GRACE-, a la penetración del comunismo, y, al ordenar el cierre de la gran empresa en Bolivia, ordenó también distribuir los recursos como acciones entre todos los trabajadores, pero no aconteció tal cosa. Cinco ejecutivos se repartieron GRACE en Bolivia, bajo el lema "Ahora o nunca…todo o nada". Pero ésa es otra historia. 

EL NATURALISTA FRANCÉS ALCIDE D’ORBIGNY EN MOXOS Y TRINIDAD

Imagen: Reducción de Exaltación de Moxos (Keller 1876)

El naturalista francés Alcide D’Orbigny, el 2 de julio de 1832, junto a un cura franciscano, el señor Tudela (encargado de recibir instrucciones sobre la apertura del camino) y un grupo de indios que cargaban el equipaje, partió de Tres Tetillas, Tiquipaya, en busca de un nuevo camino a Moxos por la Cordillera Tutulima por donde creía podía viajar en menor tiempo. 
El viaje fue acordado a su llegada de Loreto de Moxos, tras un mes de viaje, en una reunión con el presidente de la República, general Santa Cruz, quien aprobó la propuesta de D’Orbigny de abrir un nuevo camino de Cochabamba a Moxos. El Jefe de Estado aprobó de buen agrado el plan, pero le advirtió que tendría que vencer un sinfín de dificultades así como los peligros de estas regiones desconocidas, en donde tendría que luchar contra la naturaleza virgen y quizás contra naciones salvajes.
En aquella época, según señala el naturalista francés, en el Capítulo XXXVI, del tomo IV de su libro Viaje a la América Meridional, un viaje a Moxos, pasando por Santa Cruz, era calculado en 300 leguas; es decir un equivalente a más de 12 y medio días de caminata continua, lo que podría equivaler a 25 días con descansos de 12 horas al día.
Casimiro Olañeta, del Ministro del Interior, el 25 de junio de 1832, extendió a D’Orbigny un salvoconducto en el que pedía a todas las autoridades del país que se lo tratara con la mayor consideración, auxiliándole con cuanto necesite y pidiera, dejándole transitar libremente y aún mandándole escoltar si pidiera algunos hombres para la seguridad de su persona.

BATALLÓN PARAGUAYO DE 500 HOMBRES HABÍA SIDO REDUCIDO AL POLVO


EL REG. “MANCHEGO” 12 DE INF. QUE RECIBIÓ ORDEN DE RECUPERAR LA POSICIÓN AL CESAR LOS FUEGOS, CONSTATÓ QUE UN BATALLÓN PARAGUAYO DE 500 HOMBRES HABÍA SIDO REDUCIDO AL POLVO… (GUERRA DEL CHACO- ABRIL 1934)

MOVIMIENTOS ANARQUISTAS EN BOLIVIA

Imagen: Bolivia en su nacimiento.

ANTECEDENTES

Hasta este momento los marxistas (socialdemócratas y terceristas) y los anarquistas no se dan como tendencias organizadas, pues coexisten dentro de los organismos obreros y en los periódicos “revolucionarios”. Los choques violentos entre “autoritarios” y “libertarios” se manifiestan públicamente en el congreso de Oruro de 1927 y llegan a la ruptura violenta y aparentemente definitiva en 1930. Sin embargo, es posible constatar, desde 1920, la existencia de organizaciones cerradamente anarquistas.

Centro Obrero Libertario

EL FEDERALISMO ACALLADO EN LA HISTORIA NACIONAL

Foto: la denominada "Revolución de los Domingos"


Por: Ricardo Aguilar Agramont / La Razón 29 de septiembre de 2012.

Hubo varios momentos en la historia republicana del país en que sonó la palabra federalismo con proyectos que finalmente no progresaron; dos de éstos son los más visibilizados por la historiografía: la Revolución Federal de 1898, encabezada por los liberales contra los conservadores; y previamente el Gobierno Federal implantado en Santa Cruz por Andrés Ibáñez, el 2 de octubre de 1876. En el último tiempo, los comités cívicos de Tarija y Potosí también pidieron federalismo, solicitudes que coincidieron, tal vez casualmente, con el lanzamiento de la agrupación ciudadana Fuerza Republicana Federal (FRF), de Manfred Reyes Villa, sigla a la cual el exmasista Román Loayza llamó a sumarse.
La historiadora cruceña Paula Peña afirma que las ideas federales estaban presentes desde la fundación de la República. “Ya en la primera Constitución está la posibi- lidad de formar un régimen federal; aunque, indudablemente, los unitaristas siempre han sido mayoría”.

BOLIVIA; OVANDO VS DEBRAY

1967: Un tribunal militar condena al argentino Bustos y a Regis Debray

Revista Siete Días Ilustrados / 19 de enero de 1970.

Aunque su factura respondió con pulcritud al típico recetario latinoamericano en materia de golpes de estado, la revolución boliviana fue abordando —ante el asombro de los observadores extranjeros— un rumbo cada vez más radical. Así, el primer día de 1970 uno de los factótums de ese movimiento, el general Juan José Torres, comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, definió en un discurso radiofónico que "la constatación diaria del drama nacional fue la que en primera instancia determinó la forma y contenido del mandato revolucionario, que vino a ser el resultado de un poderoso movimiento de opinión que emergió de las filas de la oficialidad, que también participa hoy de las corrientes renovadoras que mueven a las juventudes del mundo contemporáneo". Lo insólito es que el detonante de ese movimiento de opinión fue la derrota infligida a la guerrilla del Che Guevara por las tropas bolivianas. Exactamente dos años después del combate del Yuro, donde sucumbió la aventura guerrillera, el mismo ejército que logró esa victoria abrió un curso revolucionario que ahora atrae el apoyo de los grupos de izquierda, incluido el comunismo moscovita.

LA VIDA EN EL PALACIO DE GOBIERNO VISTA DESDE LA COCINA; SILES ZUAZO, GARCÍA MEZA, PAZ ESTENSSORO, PAZ ZAMORA, BANZER, ETC. ETC.

Plaza Murillo de la ciudad de La Paz - Segunda mitad del Siglo XX.


Por: Mabel Franco / La Razón de La Paz, 01 de abril de 2012.

La política es una cochinada”, ha aprendido Carmelo Andrade. Lejos quedaron sus días de huérfano adolescente, cuando comenzó a ganarse la vida lavando copas. Chumeño, “como la mayoría de los garzones”, fue aprendiendo el oficio de servir a comensales en restaurantes y hoteles de La Paz. En uno de éstos conoció a varios de los políticos que iban a marcar la historia de Bolivia en la segunda mitad del siglo XX.
Tanto ver a este hombre, en las reuniones de cúpula, cuando llegó la hora de tener a alguien a su servicio, Hernán Siles Zuazo lo contrató a fines de los 70 y le abrió una puerta para atisbar en la vida privada de nueve inquilinos del Palacio de Gobierno.

HAZAÑA BENIANA EN LA GUERRA DEL CHACO, BENIANOS EN LA GUERRA DEL CHACO

Por: Arnaldo Lijerón Casanovas - Asesor Cultural de la Universidad Amazónica de Bolivia. Presidente de la Sociedad Geográfica del Beni / Extraído de: www.revistasbolivianas.org.bo

1. Motivación

En la década de 1970, cuando aún estaban vivos varios centenares de beneméritos en Trinidad y otras provincias del Beni, se escuchó decir a cierta gente oriental que "los soldados benianos habían llegado tarde a las trincheras del Chaco".1 A los años, cuando el Bonosol* provocaba demandas en compatriotas de la tercera edad, "en la prensa televisiva paceña se escuchó decir que los benianos no debían exigir ese beneficio porque no conocieron los arenales ni a los pilas".
No era digno saber la opinión negativa que tenían algunos compatriotas sobre aquella generación beniana. En parte por ello, pero también porque ya habíamos empezado a conocer lo que nuestros contingentes habían sido capaces de hacer en la Guerra del Chaco, comenzamos a inquietarnos. ¿Pero cuál fue el motivo final para pensar seriamente en una reparación moral frente al legado de coraje y patriotismo de nuestros padres, en esa contienda internacional? No podía ser otro que la circunstancia humana de darnos cuenta que sólo quedaban en Trinidad apenas cinco sobrevivientes de aquella gloriosa generación de nuestra tierra: el presidente de la FEDEX-CHACO, otro que le acompañó a los actos de nuestras jornadas de 2009 y tres enfermos más, que a los pocos días fallecerían.

BERTHA VA A LA GUERRA

Por: Javier Badani / Extracto de su Blog: javierbadani.blogspot.com 

No hay calles que lleven sus nombres, fechas cívicas que recuerden sus gestas ni plazas que atesoren sus bustos bañados en bronce. Son como fantasmas que de tanto en tanto reaparecen testarudos para evitar ser engullidos por el paso del tiempo. Se trata de los héroes anónimos de la Guerra del Chaco, hombres y mujeres comunes y corrientes que escribieron historias extraordinarias en medio del zumbar de la metralla. Pero para conocerlos -y celebrarlos- es necesario cerrar los libros oficiales de historia donde nunca serán protagonistas y navegar por la densa bruma de la memoria de quienes hoy aún se niegan a olvidarlos. Es así, montados en sus recuerdos, que podemos rescatar hazañas como la de la beniana Bertha Barbery Moreno.
LA HORA DE LA GUERRA. 
Es enero de 1935. Han pasado dos años y siete meses desde el estallido de la guerra y la situación de Bolivia no podría ser peor. El presidente Daniel Salamanca ha sido obligado por los militares a renunciar a su cargo en plena zona de operaciones. El sistema político boliviano está en crisis. Luis Tejada Sorzano dirige el país a regañadientes. Mientras tanto, en el campo de batalla, Bolivia suma derrota tras derrota bajo la conducción de un comando que hace mucho ha perdido la brújula. El avance enemigo parece imparable. Un sueño que parecía imposible para el Paraguay al inicio de la guerra, llegar hasta el río Parapetí, se hace realidad el 14 de enero tras un combate que obligó a las fuerzas bolivianas a retroceder hasta los contrafuertes de la cordillera de Los Andes. Paraguay está a un paso de tomar Villa Montes. Y si Villa Montes cae, la derrota de Bolivia será inminente. El país se ha visto obligado a disponer la movilización general. Todo varón hábil de 17 a 60 años ahora está obligado a empuñar el fusil.

ANTES DE FINALIZAR LA GUERRA DEL CHACO (1932 -1938), BOLIVIA SE POTENCIA MILITARMENTE Y.. DISUADE..

Era el mes de abril de 1938.
 El nuevo Vice Canciller argentino le sopló al oído de la representación diplomática paraguaya, que en el puerto de Arica se venía desembarcando material bélico con destino a Bolivia.
Hasta ese momento, el Paraguay se negaba a disponer que su ejército se replegara de sus posiciones alcanzadas durante la campaña.
Desde el mes de febrero de 1932 a febrero de1938 gobernaba la Argentina el general Pedro Justo, el mismo que por intereses privados – de muchas empresas argentinas y el suyo propio, que tenían fuertes inversiones agroindustriales en territorio boliviano detentado por el Paraguay desde el siglo pasado – empleó todo el poder estatal de su país para intervenir directa e indirectamente junto con su aliada, en la guerra del Chaco. Para este propósito, a pocas semanas de haberse posesionado como Presidente, emitió un Decreto Supremo reservado, disponiendo que su gobierno, en caso de desencadenarse la guerra con Bolivia, apoyaría al Paraguay. En seguida, destacó a Bolivia como Agregado Militar al capitán Mac Hannaford con la exclusiva misión de montar el aparato de espionaje. Meses más tarde desplegó en el flanco derecho del ejército boliviano a 10 mil hombres para provocarlo, con la finalidad de sumarse a la campaña.

EL TAM, DE SERVICIOS PARA LA GUERRA A LÍNEA AÉREA COMERCIAL


Por: Joaquín Leoni / Este artículo fue publicado en el periódico La Razón de La Paz el 16 Agosto de 2009.

Era 1945 y el mundo se adentraba en una nueva etapa política tras el fin de la Segunda Guerra Mundial. Bolivia también atravesaba por un período de posconflicto; y a pesar de que la Guerra del Chaco había terminado diez ańos atrás (1935), las lecciones dejadas por esa conflagración bélica aún se dejaban sentir en el país.
Las Fuerzas Armadas no fueron ajenas a la influencia del recuerdo de la guerra con Paraguay, y después de una evaluación de las falencias militares, los uniformados decidieron crear una unidad aérea para el traslado de personal y logística armada a los campos de batalla, si el país atravesaba por un nuevo conflicto.

LAS ELECCIONES DE 1980 EN BOLIVIA

A pesar de todo, las elecciones se realizaron en ambiente de absoluta calma. La Presidenta logró cumplir una de sus máximas aspiraciones, presidir una elección pacífica y transparente. Volvió a ganar Hernán Siles con 507.173 votos (38.74%), el segundo lugar fue otra vez para Víctor Paz con 263.706 votos (20.15%) que perdió la mitad de los votos obtenidos en 1979 en gran medida por la sombra del golpe de noviembre que muchos le atribuían. Banzer logró 220.309 (16.83%), sin variantes en relación al 79, y Quiroga Santa Cruz 113.959 (8.71%), casi el doble de 1979. La proyección del líder socialista era excepcional y su crecimiento electoral superó toda expectativa.

Una vez más el Congreso tenía que decidir el ganador al no haber obtenido ningún candidato mayoría absoluta. La realidad era, sin embargo, dramática. El país entero sabía que el golpe de estado llegaría, lo único que quedaba como interrogante era cuando. Los militares se jactaban de su poder y de que interrumpirían el proceso en cualquier momento, lo hacían en privado y en público. El gobierno estaba absolutamente inerme para evitar esa situación y simplemente apostaba a durar lo más que le fuera posible. En esas condiciones, el 17 de julio, 18 días después de las elecciones, se produjo el golpe de García Meza.

LA CORRUPCIÓN, LA IMPUNIDAD Y EL NARCOTRÁFICO MATARON A MARCELO QUIROGA SANTA CRUZ

Por: Wilson García Mérida /Redacción Sol de Pando / Este artículo fue tomado de Sol de Pando.

Corrupto y autoritario, además de estar internacionalmente aislado y carente de todo de apoyo político o social, el gobierno de García Meza ejerció el terrorismo desde el Ministerio del Interior a la cabeza de Luis Arce Gómez. Hubo alrededor de 500 asesinatos, desapariciones forzadas y 4.000 detenidos.
Es aquella sangre derramada y aquel dolor sufrido bajo ese régimen de terror, el tributo que Bolivia pagó para gozar la democracia que hoy vive el país.
Durante el acto golpista fueron torturados y asesinados valerosos luchadores por la democracia, entre ellos el insigne tribuno socialista Marcelo Quiroga Santa Cruz, autor de la nacionalización de la Gulf Oil durante el gobierno del general Ovando e impulsor, desde la tribuna parlamentaria, de un juicio de responsabilidades contra la dictadura del general Hugo Banzer Suárez que rigió entre 1971 y 1978.
De la impunidad a la escalada del terror
El juicio impulsado por el diputado Quiroga Santa Cruz en 1978 contra la dictadura de Banzer, por delitos que abarcaban desde la protecciòn al narcotráfico, nepotismo y malversaciones al más alto nivel, hasta crímenes de lesa humanidad (como la masacre de Tolata y Epizana), no tuvo un respaldo efectivo del Congreso Nacional y la estrategia de impunidad que desplegó la derecha fascista contemplaba destruir la tribuna acusadora de Quiroga Santa Cruz cerrando el Parlamento mediante un golpe militar que se gestó dentro un proceso sistemático de terrorificar la democracia.

LA ASOCIACIÓN “PORVENIR DE TARIJA” TENIA EL OBJETIVO: APERTURA DE UN CAMINO HACIA EL PARAGUAY, FUNDAR UN PUERTO Y ESTABLECER COLONIAS

Chalana en el Pilcomayo.

El 16 de marzo de 1867 el Prefecto Martín Trigo, reunió en su domicilio particular a los vecinos vinculados con las actividades productivas y comerciales de la ciudad con el propósito de recibir las opiniones y proposiciones destinadas a establecer mecanismos para la comercialización de la producción local con los mercados de Potosí y Salta, considerados estos los mayor potencialidad y demanda en la época señalada.
En ese tiempo Tarija era un abastecedor con producción agrícola y pecuaria al norte del país, especialmente a Potosí por la febril actividad minera que se desarrollaba en esa región desde la época colonial y era un potencial mercado de consumo y a Chuquisaca por su condición de capital de la Republica y su creciente actividad académica con su famosa Universidad y actividad política. El Prefecto Trigo, con gran visión de futuro propuso a la audiencia profundizar el análisis para contar con una salida efectiva al Atlántico, a través del río Paraguay con el propósito de establecer una ruta comercial que beneficie a Tarija y a los pueblos del sur de la República. Esta determinación, puede considerarse como el primer convenio de integración productiva y comercial de Tarija a iniciativa de la Prefectura de Tarija.

MERCENARIOS ARGENTINOS EN LA GUERRA DEL CHACO


Por Diego Martínez Estévez

La Legación Diplomática de Bolivia en Buenos Aires, contaba con los servicios de tres valiosísimos espías. El primero era el mayor Mac Hannaford, Ayudante del General Ramón Molina, máxima autoridad del ejército argentino; por el escritorio de Hannaford pasaba toda la información remitida desde el cuartel general del ejército paraguayo, radiogramas o físicamente, para que el Estado Mayor argentino planificara sus operaciones.
El segundo espía era nada menos que el Jefe de la Sección Criptográfica de ese Estado Mayor, el teniente de Ingeniería especializado en Comunicaciones Telmo Azpilicueta; se encargaba de traducir en texto claro, los radiogramas recibidos del Cuartel General del ejército paraguayo y los que se traficaba entre los distintos comandos del ejército boliviano, captados y grabados por un aparato inalambrico.

JÁUREGUI CONTRA EL PASADO. EL APELLIDO SE LIMPIA CON HISTORIA

Foto: Los médicos realizaron la primera autopsia en El Kenko.


Sonríe melancólicamente. Es el más joven de los condenados (…). Pulcramente vestido, de mediana estatura y complexión casi atlética, Alfredo Jáuregui tiene aún la energía de la juventud y su vehemencia a pesar de los diez años de sufrimientos e inquietudes constantes”. Así describía la antigua La Razón, el 25 de octubre de 1927, al más joven de los cuatro sentenciados a muerte por el supuesto asesinato del general y ex presidente de la República José Manuel Pando. El periódico relataba el sorteo de la jornada anterior para determinar sobre cuál de los condenados se aplicaría la pena. En aquella época, el Código Penal indicaba que, si los sentenciados eran menos de diez, sólo moriría uno de ellos, y sería el azar el encargado de determinar cuál. “Aparatoso y emocionante fue el sorteo de los presos. El bolillo siniestro le tocó a Alfredo Jáuregui”, fue el titular de la crónica del periódico.

BOLIVIANO QUE PELEÓ EN EL CHACO Y EN II GUERRA MUNDIAL FUE RECONOCIDO EN EEUU

Foto: Hugo Pinedo, de 95 años.

El boliviano Hugo Pinedo, de 95 años, que luchó en la Guerra del Chaco (1932-1935) en defensa de los recursos naturales de Bolivia, y seis años más tarde se sumó a las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos para pelear en la Segunda Guerra Mundial contra los japoneses y los alemanes fue reconocido en Washington D.C. por la Coalición Por la Democracia y destacados residentes bolivianos en el Capitol Hill, sede política de los congresistas Republicanos.
“Fue un gran honor pelear por mi patria y también por mi segunda patria que es los Estados Unidos de América en la segunda Guerra Mundial”, dijo Pinedo, quien se muestra firme con ayuda de un bastón y muestra una mirada serena y sonrisa atenta.

HÉROES DEL CHACO BATALLA DEL KILÓMETRO 7

Compañeros de regimiento: De pie (izq. a der.) Christie, Antezana, Virreira, Claure y Antezana. Abajo: Roldán y Solares.

En noviembre de 1932 se vivió una gloriosa página de la historia boliviana en la que soldados voluntarios al mando del valeroso teniente coronel Bernardino Bilbao Rioja, lograron quebrantar a las fuerzas paraguayas en su avance desde la toma de Boquerón, lo cual salvó al país de una derrota segura en el primer año del gran conflicto chaqueño, como señalaba el año 2012 en una reseña, el diplomático e historiador Ramiro Prudencio Lizón.

CIRCUNSTANCIAS PRECEDENTES

Boquerón había caído el 29 de septiembre y las tropas paraguayas continuaron capturando los fortines Lara, Ramírez y Yujra. La pérdida de terreno por parte del ejército boliviano que combatía en un ambiente hostil y desconocido para los soldados del altiplano y valle, ejercía una presión psicológica muy grande, multiplicándose las deserciones. Un reporte del coronel Peña enviado el 1ro de octubre desde Arce, a donde se había replegado el ejército, señalaba: “Anoche abandonaron 25 soldadossus posiciones dejando sus armas.
Entre el 22 y 23 de octubre, nuestras fuerzas se retiraron de Arce replegándose hasta Alihuatá cerca de Saavedra, un enclave de vital importancia ubicado en un territorio que no estaba en disputa entre Bolivia y Paraguay. La caída de Saavedra pondría en peligro el fortín de Agua Rica (antes paraguayo bajo el nombre Samaklay) y les posibilitaría el acceso al ríoPilcomayo, poniéndose también en riesgo el fortín Muñoz que funcionaba como Cuartel General boliviano y tenía en las proximidades el principal depósito de municiones.

LOS VOLUNTARIOS DE ALIHUATÁ

El comando boliviano, consciente de la difícil situación, pero también sabiendo dela desmoralización de las tropas, el 23 de octubre resolvióconvocar para la defensa únicamente a voluntarios y así evitar deserciones, que se auto inflijan heridas para ser evacuados, o aun peor, que asesinen a sus oficiales superiores, escenarios que ya se habían registrado.
El sargento Oscar refirió que contaban con un efectivo de más o menos 4.000 hombres pero que en su mayoría estaban contaminados del pánico. Continuó relatando que en la plaza del Fortín Alihuatá se oyó la célebre frase del comandante de división:'Los que quieran voluntariamente defender su Patria que se queden y los que no, que se vayan'. Acto seguido se vio en el camino un denso polvo que cubría a aquellos que se iban. Se hizo el recuento de los voluntarios que alcanzaron al escaso número de 730 soldados.
Con este contingente, deberían hacer frente a una tropa de unos 3000 efectivos paraguayos; pero en los corazones de los voluntarios resonaban las palabras que el coronel Peña dirigió el 26 de octubre desde Muñoz: no dar un paso más atrás, sin infligir sangrientas pérdidas al enemigo. Entonces se definió el sitio para la resistencia a la altura del kilómetro 7 del camino entre Saavedra y Alihuatá por ser un amplio pajonalcon pequeños islotes de arboledas que permitiría la instalación de nidos de vigilancia.
El 27 de octubre, el coronel Peñaranda,que había comandado esta organización fueevacuado por enfermedad y lo sucedió al mando el teniente coronel Bilbao Rioja que tuvo que enfrentar muchas dificultades para preparar la defensa, cavándose trincheras con cuchillos, bayonetas y hasta los platos de aluminio del rancho. No obstante, logró ubicar adecuadamente a la escasa tropa en una extensión de unos 6 kilómetrosde frente y estableció patrullas de exploración que les permitió adquirir mayor confianza sobre sus posiciones y las acciones del enemigo.
Entretanto las fuerzas paraguayas de Estigarribia habían desviado su ataque hacia los fortines Fernández y Platanillos, para evitar que las pueda atacárseles por la retaguardia. Sus maniobras duraron dieciocho días, otorgando a las fuerzas bolivianas la oportunidad de organizarse en Kilómetro 7. Los paraguayos llegaron a la zona recién hacia el 5 de noviembre.

EL ENFRENTAMIENTO

El 7 de noviembre, la tropa paraguaya Corrales, que había adelantado sus posiciones entre los pajonales la noche anterior, hizo un intento por romper la línea boliviana, primero por el centro y luego sobre ambas alas.
El Regimiento 25 estuvo a punto de caer pero pudo mantener su posición, gracias a la intervención del Batallón Campero al mando del mayor Germán Jordán.
Confiados de su superioridad numérica, los paraguayos atacaron a bayoneta calada, pero fueron hábilmente detenidos por el Grupo de Artillería al mando del mayor José Rivera, que permitió un táctico acercamiento del enemigo hasta corta distancia, para caerles con fuego de metralla. El historiador coronel Aquiles Vergara Vicuña señaló que con esta acción se causó al enemigo un destrozo pocas veces visto en el Chaco.
El sargento Oscar Soria relató el enfrentamiento: Encaramado en un árbol de quebracho di la voz de alarma: 'Los pilas avanzan hacia nosotros'. Parecía increíble y hasta se pensó que fueran los nuestros que estuvieran patrullando. 'Siga observando', me ordenaron, y a medida que la distancia se acortaba tuve la certeza de que era el enemigo, en tal virtud instruí la graduación de los cañones a metralla de acuerdo a mis avistamientos, listos para disparar cuando se encuentren a distancia conveniente; así, con pasmosa serenidad, nos alistamos esperando el momento para entrar en acción. A 50 o 60 metros de nuestros cañones me divisaron y descargaron un nutrido fuego y este fue el momento en que respondieron nuestros cañones con tal rapidez, entusiasmo y seguridad que parecían multiplicarse los estampidos; la refriega duró por espacio de media hora y se agotó nuestra munición a tiempo que cesaba el fuego enemigo, entonces se dio orden de calar bayonetas y tomar posición delante de los cañones en espera del asalto para la lucha cuerpo a cuerpo. Momento de suspenso en medio del silencio, a poco de nuestra inútil espera, nuestra infantería se desplazó hacia nosotros para prestarnos su apoyo, pero el enemigo una vez más derrotado, había huido. Los artilleros con nuestro último recurso del tiro a metralla luchamos frente a la infantería invasora, fue la primera y única vez en toda la campaña; así cumplimos también con el propósito: ¡De aquí no pasarán!.
El coronel David Toro se refirió a las actuaciones de las fuerzas del mayor Rivera en Kilómetro 7 señalando: debido a su pericia, dinamismo y valentía, consiguió que nuestra artillería se impusiera por primera vez como arma de gran eficacia, cumpliendo su verdadero rol en el combate.
El propio mayor Rivera reportó: En esta acción se han distinguido por su serenidad y energía obligando a la tropa a permanecer en sus puestos hasta rechazar el ataque, el teniente Antonio Seleme, el subteniente Heimbert Hinze, los sargentos Oscar Soria y Roberto Christie, ambos comandantes de pieza, y el soldado Luis Soliz, comandante de la pieza Am. Liv.
El ejército paraguayo tuvo que replegarse ese día 7 de noviembre para reorganizar sus fuerzas por las numerosas bajas que habían sufrido. Para cuando llegaron refuerzos para el ejército boliviano el día 9 según constató la aviación boliviana, el enemigo ya se había atrincherado en una isla de monte, completamente aislado.

NOTAS CONCLUSIVAS

Los enfrentamientos en Kilómetro 7 se extendieron hasta febrero de 1933 y terminaron con la retirada paraguaya que había perdido alrededor del 70 por ciento de sus efectivos. Tras esta etapa, el Coronel Estigarribia dio por finalizada la "primera ofensiva" del ejército paraguayo pasando a una fase de "defensa activa".
Los resultados alcanzados ayudaron a levantar la moral de las fuerzas bolivianas y el país entero, destacándose en la prensa nacional los triunfos gloriosos de los combatientes.Por esta acción, los voluntarios de Alihuatá y defensores de Kilómetro 7, fueron otorgados la condecoración de Héroes Nacionales.
Como indicaba Prudencio Lizón en su análisis sobre esta batalla: La defensa de Kilómetro 7 había salvado al país de ser derrotado al inicio de la contienda y, además, había dado al ejército la confianza y entereza necesarias para afrontar una larga y penosa guerra.
Por: Günther Revollo Soria / Investigador histórico / Publicado en el periódico Los Tiempos  el 7 de noviembre de 2015 
------------------------
Links relacionados:


LA REVOLUCIÓN DE 1952, DE HITO HISTÓRICO A GRAN OBRA INCONCLUSA

Publicado en La Razón el 9 de abril de 2012 / Por: Iván Bustillos.

Nunca está demás mirar otra vez. La Revolución de 1952, entre muchas otras cosas, debería ser tarea cotidiana de los bolivianos. En lo que sigue, siete autores muestran cómo de diverso hoy, a 60 años de distancia, es el parecer nacional sobre ese abril.
Ideológicamente, ¿qué siempre trajo consigo la Revolución del 52? El Nacionalismo Revolucionario, responde Luis H. Antezana, esa construcción ideológica que sin ningún problema alberga tanto a la derecha (el nacionalismo) como a la izquierda (lo revolucionario), con múltiples y lógicas variantes de por medio.
El vicepresidente, Álvaro García Linera, en un texto más bien antiguo (de cuando era del EGTK), da la pauta de lo que fue el 52, tanto por lo que se quería conseguir como por lo que verdaderamente se podía lograr.

RESOLUCIÓN DE 1979 DE LA OEA, UNA VICTORIA SÓLO EN PAPEL

Por: Ricardo Aguilar Agramont / Publicado en el periódico La Razón de La Paz el 3 de junio de 2012.
Mientras el pleno aprueba la Resolución 426 con un total de 25 votos a favor y ni uno solo en contra, a modo de repudio, el diplomático chileno y presidente de la delegación de ese país, Pedro Daza Valenzuela, abandona con signos de indignación el salón del viejo hotel Sheraton de La Paz en el que se realiza la sesión de la duodécima plenaria de la IX Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA). Es el 31 de octubre de 1979, año en que se recuerdan los 100 años de despojo de la costa nacional por parte de los chilenos y Bolivia es la sede del encuentro.

BOQUERÓN… SUPREMA EXPRESIÓN DE HEROÍSMO Y VALOR DEL SOLDADO BOLIVIANO


Por: JULIO ALVAREZ MERCADO / Nota publicada en El Periódico el 18 de septiembre de 2016.

Boquerón es una isla de monte rodeada de pajonales, en la que se había abierto una plazoleta que contenía galpones de adobe (construidos por las fuerzas bolivianas de ocupación en 1928), tres o cuatro chozas de espartillo, un pozo de agua y un tajamar para abrevadero de animales, estaba elegida por el destino para servir de escenario a una de las gestas más heroicas de la historia de Bolivia. (Masamaclay. Cap. V. Querejazu Calvo).
Boquerón fue una muestra del valor boliviano, donde entre el 9 y 29 de septiembre de 1932 surgió una estirpe de héroes bolivianos. Allí resaltó la figura del capitán cochabambino Víctor “Charata” Us­tarez; astuto, valiente y temerario guerrero, quien regó con su sangre la tierra de aquel fortín; en el intento y deseo de apoyar a sus hermanos asediados. Con él es­taban un quinceañero, Vicente Camargo, que logró salir de Boquerón. Entre los defensores se hallaba el sargento orureño Antonio Arzabe, denodado enfermero; el subteniente paceño Alberto Taborga quien dijo: “En Boquerón me sentí más boliviano que nunca”, ya que reconoce en cada uno de sus soldados a la patria amada. Es allí, en medio de aquella dura batalla donde habita Bolivia, en el rostro de todo boliviano.

IRIS: UN BARCO CON VARIOS NOMBRES PARA ENGAÑAR EN EL ACRE


Publicado en el periódico Opinión el 20 de mayo de 2012.

Ricos yacimientos auríferos, abundancia de recursos madereros, principalmente el árbol del caucho formaba parte del territorio del Acre, antes de la guerra. 
La gran demanda de caucho a fines del siglo XIX por la industria del automóvil europeo fue uno de los motivos por los cuales se inició el conflicto entre Bolivia y Brasil. 
Para controlar este comercio en enero de 1899 se fundó la Aduana de Puerto Alonso. La Aduana estaba situada sobre el río Purus, frente a la población brasileña de Caqueta, justo debajo del límite de la nueva línea de fronteras Cunha-Gómez con el Brasil. 
El gobernador del Estado del Amazonas, Ramalho Junior, no vio con buenos ojos el establecimiento de la Aduana y acusó ante su gobierno la "ilegalidad" de la ocupación. 

UNA MIRADA A LA BOLIVIA DE 1879 - 1880

Por: Pablo Michel Romero -Arquitecto, historiador y documentalista / UMSA (La Paz), COMPLUTENSE (Madrid) / Miembro de la Academia Boliviana de Historia Militar / Director de SIGLO Y CUARTO, Documentos Históricos / Imagen: Afiche de un concierto para el 5 de mayo de 1877. (Archivo del Conservatorio Nacional de Música)

En el presente año, se han cumplido 130 años del estallido de la Guerra del Pacífico, contienda bélica que involucró a Chile, Perú y Bolivia.
Bolivia ha tenido en su historia republicana más de diez guerras internacionales (trece según Jorge Abastoflor) , algunas las ha ganado, otras las ha perdido (lamentablemente el boliviano promedio solo conoce tres de ellas; terrible falla en los programas escolares de Bolivia).
Sin duda... Bolivia es el país que más guerras ha tenido en comparación con los países de América del Sur.
Entonces... ¿Por que el episodio histórico de la Guerra del Pacífico, que estalló en 1879 nos lleva cada 23 de marzo de cada año a la recordación y a la autoflagelación?
¿Por qué 130 años después los bolivianos seguimos recordando el día del mar?
Justamente por esto: ¡MAR!

EN LOS YUNGAS PACEÑOS EXISTÍA UN CLUB DE FÚTBOL EN HONOR A RAFAEL PABÓN

Por: Guimer Zambrana Salas / Extracto de su blog:elmancebao.blogspot.com

Los jóvenes combatientes no habían terminado de llegar de las candentes arenas del Chaco cuando fundaron el club “Rafael Pabón”. La entidad nació el 6 de octubre de 1935, a menos de cuatro meses del cese de hostilidades firmado por Paraguay y Bolivia.
La guerra era una herida todavía sangrante y los jóvenes deportistas estaban marcados por la contienda bélica a la que los irupaneños habían acudido en masa. La muerte del aviador nacido en Irupana se había producido, en combate, apenas un año antes.
“Después de un cambio de ideas y por unanimidad de los concurrentes se acordó darle el nombre al Club de ‘Aviador Tcnel. Rafael Pabón’ honrando así la memoria del Gran Piloto As de la Aviación Nacional caído en defensa de la Patria en el Chaco ‘Florida’ el 12 de agosto de 1934”, reza la primera página del libro de actas que ha sido guardado celosamente por Yenno Soukup.

EL RECUERDO DE UNA VOLUNTARIA DE LA CRUZ ROJA EN LA GUERRA DEL CHACO

Foto: la campaña del Chaco costó el sacrificio de miles de vidas bolivianas y paraguayas. / Publicado en www.icrc.org el 21 de marzo de 2002.

Al amanecer de un día gris, nublado y triste, el insistente sonido de un clarín del Ejército se escucha en Roboré convocando a sus habitantes a la plaza principal, que de a poco se desperezan.
El contingente militar recorre solemne y marcial las calles del pueblo, levantando tras de sí una nube de polvo amarillento como el suelo mismo de la zona, calcinado por el sol desde tiempos sin memoria.
En la plaza principal, un soldado coloca bajo la copa de un gran árbol una pequeña mesa y su silla y al costado derecho clava en la tierra el mástil donde la tricolor boliviana ondea con orgullo. Puestos similares bordean el perímetro y reclutan combatientes, médicos y enfermeras para el segundo año de campaña de la guerra del Chaco.
Juana Mendoza Pedraza, que en enero de 2002 cumplirá 90 años, recuerda con lágrimas y amargura que ese día se enroló como enfermera, junto a sus amigas " Pablita, Estafanía y Margarita " .

LA SANIDAD MILITAR BOLIVIANA EN LA GUERRA DEL PACÍFICO

Foto: La enfermera Ignacia Zeballos / Por: José E. Pradel B. / Publicado en el periodico El Diario  el 2 de Diciembre de 2014.

Según el escritor Karl von Vereiter: “desde el principio de la Historia, la agresión (es decir la guerra, J. P) ha sido ley general en las relaciones de la especie humana” 2. En ese sentido, la historia de la humanidad evolucionó junto a las armas desde la piedra al metal y por ende también estuvo acompañada por millones de heridos, muertos y mutilados. Pero la asistencia humanitaria desinteresada sin discriminación a las “víctimas, al hombre que, herido, prisionero naufrago, sin defensa alguna, ya no es un enemigo sino un ser que sufre” 3, también fue parte de esa historia.
Con el transcurso de los años, la humanidad se esforzó porque en el Derecho de Gentes se otorgue a la persona humana una mejor defensa contra las calamidades de la guerra. Para lograr tal objetivo fue desarrollado por iniciativa del Comité Internacional de la Cruz Roja, cuando acababa de ser fundado, la “Convención para mejorar la suerte de los militares heridos en campaña, suscrito el 22 de agosto de 1864, en Ginebra, el cual Bolivia sancionó su adhesión el 16 de octubre de 1879” 4, mientras se desarrollaba la denominada Guerra del Pacífico. Pero la asistencia humanitaria estuvo presente inicialmente, en la historia de Bolivia, con las ‘rabonas’ que durante las campañas militares de la Confederación Peruano - Boliviana acompañaron a las tropas bolivianas “compartiendo con los soldados penosas marchas y peligros, sin promiscuidades y más bien con un instinto casi maternal que, por supuesto, no excluía la pareja. Eran las encargadas de preparar los ‘ranchos’ (comida de las tropas), lavar sus ropas y atenderlos si caían enfermos o heridos” 5.

CANCHAS BLANCAS LA BATALLA QUE BOLIVIA LE GANO A CHILE EN LA GUERRA DEL PACIFICO

Publicado en el periódico El Deber  el 24 de noviembre de 2015.

Gesta militar. El coronel Lino Morales encabezó la batalla que evitó la invasión chilena a los departamentos de Potosí y Chuquisaca. Ocurrió el 12 de noviembre de 1879 y causó 300 chilenos muertos.
Lino Morales de los Reyes nació en la pequeña población de San Lorenzo el 24 de septiembre de 1825, un mes después de creación de la República de Bolivia. Murió en Tarija, en 1923, a los 98 años, enfermo, y casi en el olvido.
El coronel tarijeño fue el comandante de una de las dos batallas que ganó el Ejército boliviano contra Chile durante la Guerra del Pacífico: Canchas Blancas, ocurrida entre el 26 de octubre y el 12 de noviembre de 1879, y que evitó el ingreso de las tropas chilenas a los departamentos de Potosí y Chuquisaca. Según el diario de campaña del coronel Ezequiel Apodaca, comandante del Estado Mayor, el enfrentamiento dejó un saldo de 300 soldados chilenos muertos y 400 heridos.

LA GUERRA DEL CHACO: LOS HÉROES OLVIDADOS

Por: Airton Laureano Chambi Ocaña / Estudiante de la Carrera de Historia de la Universidad Mayor de San Andrés. Publicado en: www.revistasbolivianas.org.bo  en Junio de 2015.

Me pregunto, ¿si alguien nos recordará? Desde la guerra han paso varios años; 30,50, 80 o 100 años, han de pasar y pienso si los jóvenes de nuestro país, acaso recordarán que bolivianos, de todos lados, de todas las edades, clases sociales y de distintas culturas, lucharon codo a codo defendiendo un pedazo de tierra llamado Chaco Boreal, ¿recordarán a los que murieron?, ¿recordarán a los que fueron prisioneros? ¿Nos recordarán a nosotros, los que aún vivimos? Nosotros lo haremos, pues el grito del herido, el clamor del moribundo y la furia del soldado son ecos que siempre se mantendrán en la memoria y en las pupilas de cada ex combatiente, pero cuando el último de nosotros haya caído, cuando el último se haya unido a sus hermanos en el eterno azul; ¿alguien nos recordará? ¿Alguien honrará nuestro sacrificio? ¿A alguien le interesará lo que sufrimos? ¿A alguien le importará?

PARTICIPACIÓN PATRIÓTICA DEL CAPITÁN ARTHUR POSNANSKY EN LA GUERRA DEL ACRE

Por: Julio Cesar Maldonado Leoni / Coronel del Ejército de Bolivia. Diplomado en Altos Estudios Nacionales. Académico postulante de la Academia Boliviana de Historia Militar. Fue Director de Investigación en la Escuela de Altos Estudios Nacionales "Eduardo Abaroa" y Director de las Maestrías de la Universidad Policial "Mcal. Antonio José de Sucre". Rector de la Universidad Militar "Bernardino Bilbao Rioja".

La presencia del Capitán Arthur Posnansky en la historia de Bolivia no sólo se concreta a las investigaciones realizadas en Tihuanacu o a la simple cita de haber participado en la Guerra del Acre con la famosa lancha Iris.
La participación va más allá de estas simples referencias, desde el reconocimiento de su condición militar que sirvió a la causa boliviana en tres etapas bien marcadas en las que participó con la lancha "Anni", primero, luego con "Iris" en dos momentos y finalmente con la "Iris" reconstruida que fue llamada "Mae D'Agua" (Madre del Agua).

HISTORIA FOTOGRÁFICA DEL PUERTO DE COBIJA

Foto: lancha "Presidente Frías" Los soldados-constructores / Publicado en www.revistasbolivianas.org.bo en Febrero de 2011.

Ubicada en el extremo noroccidental de Bolivia, sobre la orilla derecha del río Acre, la ciudad de Cobija se encuentra más cerca de Brasil que de Bolivia. No sólo desde el punto de vista geográfico, económicamente esta ciudad vive del tráfico comercial con el poderoso vecino, e incluso culturalmente la influencia brasileña es muy fuerte: los cobijeños habitualmente comen la farinha y bailan el forró. Para muchos compatriotas poco adeptos a recorrer el territorio nacional, la "perla del Acre" es, hoy por hoy, desconocida. Podemos imaginar entonces lo lejana y remota que parecía a los bolivianos de principios del siglo XX, incluso para las autoridades del estado, concentradas en la zona andina, que en la época era el centro neurálgico del país.
En este corto artículo intentaremos aproximar a los lectores a los primeros pasos en la construcción del puerto de Cobija. En primer lugar debemos hacer un breve repaso de la situación del norte amazónico en la época colonial y el periodo republicano, cuando esta región era un espacio aún por descubrir, ubicada en los confines del territorio nacional. Dado que Cobija, desde su fundación, es un espacio de frontera, es necesario ver los antecedentes del conflicto limítrofe que impulsó su creación. Más adelante presentamos una breve descripción de cinco documentos visuales, previamente manejamos breves consideraciones sobre la dificultad del trabajo con documentos no escritos. Lamentablemente no podemos reproducir todas las fotografías(1), pero el conjunto seleccionado permite imaginar algunos aspectos del pasado cobijeño.
ANTECEDENTES
La posesión de la Amazonía: un viejo conflicto de límites
Desde fines del siglo XV, España y Portugal intentaron definir los límites de sus respectivos imperios en América. Es famoso el episodio en el cual el Papa Alejandro VI se convirtió en el árbitro del conflicto y emitió una bula (1493) que señalaba el límite a cien leguas de las islas Azores(2), quedando en poder de España las tierras ubicadas al oeste de ese punto y en manos de Portugal las del este. Esta primera demarcación no satisfizo a Lisboa, por lo que al año siguiente se firmó el Tratado de Tordesillas, que recorría la línea limítrofe a 370 leguas al oeste de Cabo Verde(3). A pesar de estos intentos de definir la "frontera" entre ambos imperios, lo cierto es que los colonizadores lusitanos prosiguieron su penetración en Sudamérica navegando por el río Amazonas, que les ofrecía una inmejorable puerta de entrada al corazón del subcontinente. Se produjo entonces una superposición de las zonas de penetración española y portuguesa, pero esta situación anómala era insostenible para las pretensiones de ambas coronas europeas(4).
Los principales tratados limítrofes fueron firmados durante el siglo XVIII: Tratado de Madrid (1750), Tratado del Prado (1761) y el Tratado de San Ildefonso (1777). Estos acuerdos, ampliamente favorables a las pretensiones lusitanas, refrendaron los avances portugueses sobre la Amazonía. Diez años antes, en 1767, se determinó la expulsión de las misiones jesuíticas del imperio español, lo que tuvo una importante consecuencia en el aspecto geopolítico. Las misiones de Moxos y Chiquitos, ubicadas frente al río Iténez y el Mato Grosso respectivamente, fueron fundamentales en la "estabilización de la frontera oriental española" y su desaparición provocó un vacío del poder hispánico en la zona limítrofe (Roux, 1998:181). En ambos sectores las misiones habían jugado un eficaz papel resguardando la frontera, a través del "patrullaje" de milicias de indígenas y una red de pequeños fortines, que habían logrado mantener a raya a los bandeirantes portugueses, quienes continuamente realizaban incursiones para capturar mano de obra indígena(5). El último tratado definió el límite, en la parte norte amazónica, en la línea imaginaria que unía las nacientes del río Yavarí (punto desconocido en la época) con las nacientes del río Madera.
Ya en tiempos republicanos, el inmenso territorio amazónico boliviano permanecía casi totalmente inexplorado y habitado únicamente por grupos étnicos dispersos(6). Las únicas noticias que se tenían eran los datos recogidos por exploradores, bolivianos y extranjeros, que recorrieron de forma esporádica los bosques y ríos amazónicos, desde la segunda mitad del siglo XIX(7). Podemos afirmar que el norte amazónico estaba totalmente desarticulado de la zona andina, que en esos años era la base económica y política del estado boliviano. Fue recién durante el gobierno de José Ballivián (1840-1844), que se formularon las primeras políticas estatales para explorar el oriente. Estas políticas, contenidas en un Plan General, pueden resumirse en tres:
a) Creación del nuevo departamento del Beni, separado de Santa Cruz, para favorecer las exploraciones hacia el norte amazónico.
b) Intentar desarrollar planes de colonización con sociedades europeas, para la efectiva ocupación y explotación de la Amazonía.
c) Impulsar la navegación fluvial y la apertura del comercio con el Brasil y el Atlántico.
Pero los limitados recursos del Estado así como la indiferencia de los gobiernos posteriores a Ballivián hacia el desarrollo del oriente, determinaron que estas medidas quedaran en el papel y no pasaran de buenas intenciones(8). La frialdad con que el gobierno boliviano manejaba los asuntos de límites con el Brasil, quedó de manifiesto con el Tratado de Ayacucho (1867), aceptado por el gobierno presidido por Mariano Melgarejo. Por ese tratado, la frontera norte se recorría más al sur de lo que estipulaban los acuerdos coloniales, significando una importante pérdida territorial para Bolivia. Además, fueron cedidos a Brasil puntos estratégicos en la región de Mato Grosso. Por si fuera poco, este tratado terminó complicando las relaciones diplomáticas y las futuras negociaciones de límites con el Perú sobre el río Purús (Roux, 1998:185). Nuevamente se postergaba el desarrollo de exploraciones en el oriente. Esta situación cambió sin embargo después de la Guerra del Pacífico (1880), cuando Bolivia perdió su costa marítima y su único puerto. Desde La Paz, el gobierno alzó entonces la vista hacia la Amazonía, cuyos ríos navegables que desembocaban sus aguas en el Atlántico, ofrecían un respiro al enclaustramiento marítimo.
El auge del caucho y la Guerra del Acre
Por esos años comenzaba el ascenso del comercio del caucho, en este aspecto Bolivia estaba retrasada respecto de Brasil, país que ya se beneficiaba con la captación de impuestos sobre la exportación de goma desde 1874, mientras los caucheros brasileños avanzaban sobre el territorio del Acre boliviano ya desde 1860. Los primeros establecimientos de empresarios bolivianos para explotación de goma, aparecieron recién a fines de la década de 1880 y con mayor fuerza en la década siguiente(9), sin embargo la presencia estatal era casi nula en la región. Casi diez años más tarde, el embajador boliviano en Río de Janeiro, José Paravicini, viendo las grandes fortunas que dejaba en Brasil la explotación y comercio de la goma, inició las gestiones ante el gobierno de Severo Fernández Alonso y en la cancillería brasileña, para crear un establecimiento aduanero.
Así se fundó Puerto Alonso sobre el río Acre, el 3 de enero de 1899(10). Al año siguiente, el nuevo presidente José Manuel Pando, decretó la creación del Territorio Nacional de Colonias del Noroeste, nueva organización política con la que el estado finalmente alcanzaba las lejanas tierras del noroeste (Gamarra, 2007: 36).
Al mismo tiempo que la nueva aduana generaba importantes ingresos para el estado boliviano, germinó el descontento de los propietarios de siringales y comerciantes brasileños establecidos en la región del Acre, quienes veían como intrusos a los funcionarios bolivianos, llegados para cobrar nuevos impuestos que recortaron sus ingresos. Las autoridades del Estado de Amazonas los apoyaron de forma solapada, desde Manaos se maniobró para soliviantar a los brasileños, intentando levantar a los habitantes del Acre contra las autoridades de Puerto Alonso. Este episodio se lo conoce en Bolivia como Guerra del Acre y en Brasil como "Revolución Acreana"(11).
Sería demasiado largo incluir aquí los pormenores del conflicto que duró de 1899 a 1903, basta decir que después de un arrollador avance de las tropas irregulares armadas por los propietarios brasileños sobre el Acre, poco pudieron hacer las expediciones militares enviadas por el ejército boliviano(12). Debemos destacar sin embargo que una de las más memorables batallas se produjo en la barraca gomera "Bahia", de propiedad de Nicolás Suárez, entre el 10 y 11 de octubre de 1902, cuando peones siringueros bolivianos se convirtieron en soldados y lograron resistir el empuje brasileño, consolidando para Bolivia la posición en el Alto Acre. Allí donde se produjo el lance, fue fundado el puerto de Cobija.
El informe del Delegado Nacional Adolfo Ballivián
La ciudad de Cobija fue fundada el 9 de febrero de 1906, por disposición del Gral. José Manuel Pando, con el nombre original de "Puerto Bahía", en el lugar donde se encontraba la barraca gomera del mismo nombre. Al año siguiente, Adolfo Ballivián fue designado como Delegado Nacional en el Territorio de Colonias del Noroeste, procediendo al cambio de nombre de "Bahía" por el de Cobija, en recuerdo del perdido puerto sobre el Pacífico, evitando además confusiones con la ciudad brasileña de Salvador Bahía. En 1908, Ballivián presentó su segundo informe de gestión, teniendo el acierto de preparar como anexo un álbum fotográfico donde se pueden observar todas las obras públicas que hizo ejecutar, como parte del plan de establecimiento del nuevo puesto aduanero sobre el río Acre.
Se trata un conjunto de 28 fotografías donde se descubren los primeros pasos en la construcción del puerto, los cuarteles para la tropa y oficiales de la guarnición militar; las oficinas y viviendas de los empleados de la Aduana; el trazado de la plaza central y algunas calles adyacentes; así como los primeros domicilios y establecimientos de comerciantes particulares. Por otro lado se pueden apreciar los diferentes grupos humanos que poblaron el pequeño puerto: indios enganchados para el trabajo de la goma, cambas, collas, brasileros, soldados mestizos, que aunque de diferente origen étnico, todos juntos pusieron los primeros cimientos del puesto aduanero que generaba enormes ingresos al Estado, en medio de los peligros y riquezas que ofrecen el monte y el río.
Aquí únicamente presentamos algunas de las imágenes del conjunto fotográfico legado por Ballivián. Seleccionamos cinco documentos que testimonian diferentes aspectos del desenvolvimiento del puerto aduanero de Cobija. En primer lugar ofrecemos dos imágenes que demuestran la presencia estatal en la región, parte de la política de nacionalización de la "frontera oriental", adoptada por los gobiernos liberales de principios del siglo XX. Posteriormente mostramos la construcción de la infraestructura básica de la naciente ciudad y por último hacemos hincapié en las casas comerciales que operaban en la región y su relación con el sistema de reclutamiento de mano de obra.
El reto de trabajar con documentos visuales
Para cualquier investigador, el trabajo con documentos no escritos supone un verdadero reto. Habitualmente se dice que una imagen dice más que mil palabras, pero ¿qué es lo que dice y lo que calla una fotografía? Conviene entonces recordar breves aspectos metodológicos. Uno de los intentos pioneros de utilizar las imágenes como documento histórico, lo encontramos en la labor del instituto de Warburg, que inició actividades a comienzos de los años 30, en Hamburgo, siendo trasladado más tarde a Londres debido a la instalación de la dictadura hitleriana. La técnica historiográfica de Warburg consistía en "utilizar los documentos visuales como documentos históricos"(13). A mediados de la década de 1960, el norteamericano William Mitchell denominó "tendencia plástica", a la nueva corriente seguida por estudiosos de habla inglesa que valoraba las fotografías como fuentes para elaborar una "historia desde abajo", dedicada a observar la vida cotidiana de la gente común. Posteriormente, durante los años 80, se ha conferido mayor importancia a este tipo de investigaciones, sobre todo en las escuelas anglófonas.
Uno de los mejores y más recientes aportes a la discusión en torno al recurso de fuentes visuales para la investigación historiográfica, lo encontramos en el libro "Visto y no visto", del británico Peter Burke(14). La idea principal que sostiene este reconocido autor a lo largo de su obra es que las imágenes son una forma importante de documento histórico, tanto como los textos o los testimonios orales. Uno de los aspectos más interesantes de los recursos visuales es que permiten formar una idea de las circunstancias materiales en que actuaron las sociedades del pasado. En definitiva, "las imágenes nos permiten imaginar el pasado de un modo más vivo" (Burke: 17).
Siguiendo a Burke, intentaremos "imaginar" la vida en la recién fundada Cobija, allá por 1908. Debemos recalcar que en lugar de especular, nos apoyaremos en las investigaciones a nuestro alcance para conocer las circunstancias materiales en las que actuaron los grupos humanos que aparecen en las fotografías tomadas. Finalmente, debemos aclarar que por comodidad hemos mantenido los pies de foto originales, tal como se encuentran en el informe de Ballivián.
La presencia estatal en el territorio de frontera
Las primeras dos fotografías nos muestran lo que Pilar García llama la bolivianización o nacionalización de los orientes(15), a través de la fuerte presencia estatal. En la primera imagen aparecen los empleados de la Aduana Nacional y los oficiales de la guarnición militar, con el Delegado Nacional Adolfo Ballivián, al centro, aunque desconocemos los nombres de los demás personajes. En la segunda imagen podemos observar a varios empleados de la aduana a bordo de la lancha a vapor "Presidente Frías", disponiéndose tal vez a controlar el tráfico comercial en el río Acre.
Las siguientes imágenes nos muestran algunas de las obras de infraestructura básica desarrolladas por iniciativa de Ballivián. La primera se trata de una grúa o "guindaste" que funcionaba gracias a una caldera de vapor, muy útil para el transporte de cargas en el puerto. La caldera además impulsaba una sierra que sirvió para producir el maderamen necesario para emprender las edificaciones. En la segunda se aprecia la construcción de una calle (posiblemente la actual calle Junín), en la que participan los soldados de la guarnición. Se trata entonces de soldados-constructores, cuya mano de obra fue indispensable en la cimentación de las obras civiles, alternando entre el uniforme de campaña y la ropa de trabajo.
Las casas comerciales y los "enganchados"
Gracias al aporte de la historiadora Pilar Gamarra, conocemos ampliamente el funcionamiento del sistema laboral vigente en el norte amazónico durante los sucesivos auges de la goma. Como ya mencionamos, el noroeste estaba escasamente poblado a principios del siglo XX, por eso el desarrollo del frente extractivo cauchero se vio obstaculizado por una aguda falta de mano de obra. Fue entonces que las casas comerciales cumplían la función de financiar el "enganche de peones".
Por este sistema se proporcionaba adelantos monetarios y mercaderías (conservas y enlatados, herramientas y víveres) a los "capitanes enganchadores". Estos personajes recorrían las poblaciones subtropicales del departamento de La Paz y los enclaves ganaderos del Beni y Santa Cruz, reclutando peones para el trabajo de la extracción de la goma, atrayéndolos con los productos mencionados (Gamarra, 2007: 123 y ss.).
Esta última fotografía nos muestra el establecimiento comercial brasileño "Simas", cuyos posibles responsables aparecen en primer plano, al fondo se encuentran varios empleados y un indígena peón. Resalta un "maniquí" que muestra la indumentaria requerida por los trabajadores siringueros: la ropa, el sombrero y la tichela.
NOTAS
1. Un total de 28 documentos que aún reposan en la Biblioteca Central de la UMSA, esperando por su digitalización. Ver Bolivia, Puerto Cobija. Territorio de Colonias, 1908 s/l, s/e. 
 2. Una legua es igual a 5 kilómetros.

3. Oscar Secco. Los tiempos modernos y contemporáneos. Buenos Aires: Kapelusz, 1969.
4. Jean Claude Roux, "Bolivia-Brasil: una confrontación histórica sobre la placa geopolítica amazónica", en: Pilar García y Núria Sala i Vila (Coord.) La nacionalización de la Amazonía. Barcelona: Universitat de Barcelona, 1998
5. Estas medidas formaban parte de las reformas borbónicas implementadas en la segunda mitad del siglo XVIII. Ver Pilar García Jordán. Cruz y arado, fusiles y discursos. La construcción de los Orientes en el Perú y Bolivia. 1820 y 1940. Lima: IFEA - IEP, 2001, pág. 30
6. Ver la obra del sacerdote explorador Nicolás Armentia, Navegación por el río Madre de Dios, 1887.
7. Agustín Palacios en 1846, Francisco Cárdenas en 1866, el cruceño Antonio Vaca Díez en la década de 1870, los científicos norteamericanos James Orthon y Edwin Heath entre las décadas 1870 y 1880, entre muchos otros.
8. En la década de 1840 y más adelante, se presentaron muchas propuestas de colonización y desarrollo del comercio en la Amazonía, elaboradas tanto por bolivianos como por compañías extranjeras. Ver Pilar Gamarra, Amazonía Norte de Bolivia Economía gomera. 1870-1940. La Paz. Colegio Nacional de Historiadores - Producciones Cima, 2007, págs. 22 y ss.
9. Antonio Vaca Díez se estableció en el río Orthon en 1888; Timoteo Mariaca fundó las barracas "Palestina", "Victoria" y "San Roque" sobre el Tahuamanu en 1890; los hermanos Miguel y Ángel Roca establecieron "Santa Cruz" sobre el Alto Acre, en 1896.
10. Antes de eso, en 1882, se estableció la aduana de Villa Bella, en la confluencia de los ríos Beni y Mamoré. (Gamarra, 2007: 32)
11. Aquí no presentamos una revisión completa sobre el largo conflicto del Acre, para ese fin véase el libro de Hernán Messuti, La dramática desmembración del Acre. Sucre: Corte Suprema de Justicia, 1997; también Chelio Luna-Pizarro, La capital de Pando, La Paz: Don Bosco, 1952. Una bibliografía brasileña básica sobre el conflicto se encuentra en Víctor Hugo Limpias, "La 'Columna Porvenir' hace un siglo. El Acre y la Batalla de Bahía". En: Fundación Cultural Banco Central de Bolivia, Revista de la FCBCB, N° 20, La Paz, 2002.
12. El conflicto terminó con la firma del Tratado de Petrópolis (17.11.1903), por el cual Bolivia cedió a Brasil aproximadamente 191.000 km2 (García, 2001: 383).
13. Frances Yates. Ideas and Ideals in the North European Renaissance. Londres, 1948. p.14.
14. P. Burke. Visto y no visto. El uso de la imagen como documento histórico. Barcelona: Crítica, 2005.
15. Sobre este tema, ver Pilar García y Núria Sala i Vila (coords.). La nacionalización de la Amazonía. Barcelona: Universitat de Barcelona, 1998; Pilar García, Cruz y arado...; Pilar Gamarra, Ob. Cit., capítulo I.
BIBLIOGRAFÍA
BOLIVIA
Puerto Cobija. Territorio de Colonias, 1908 s/l, s/e.
BURKE, Peter
Visto y no visto. El uso de la imagen como documento histórico. Barcelona: Crítica, 2005.
GAMARRA, Pilar
Amazonía Norte de Bolivia. Economía Gomera 1870 1940. La Paz: Ediciones Cima, 2007.
GARCIA Pilar y Núria Sala i Vila (coords.)
La nacionalización de la Amazonía. Barcelona: Universitat de Barcelona, 1998.
GARCÍA, Pilar
Cruz y arado, fusiles y discursos. La construcción de los Orientes en el Perú y Bolivia. 1820 y 1940. Lima: IFEA-IEP, 2001.
LIMPIAS, Victor H.
"La 'Columna Porvenir' hace un siglo. Al Acre y la Batalla de Bahía". Revista Fundación Cultural Banco Central de Bolivia, año 6, N° 20. La Paz, 2002, págs. 28-36.
LUNA-PIZARRO, Chelio
La capital de Pando. La Paz: Don Bosco, 1952
MESSUTI, Hernán
La dramática desmembración del Acre. Sucre: Corte Suprema de Justicia, 1997.
ROUX, Jean Claude
"Bolivia-Brasil: una confrontación histórica sobre la placa geopolítica amazónica", en: Pilar García y Núria Sala i Vila (coords.) La nacionalización de la Amazonía. Barcelona: Universitat de Barcelona, 1998.
SECCO, Oscar
Los tiempos modernos y contemporáneos. Buenos Aires: Kapelusz, 1969.
YATES, Frances Ideas and Ideals in the North European Renaissance. Londres, 1948.

21 DE ABRIL DE 1935, EL EJÉRCITO BOLIVIANO RETOMA LA POBLACIÓN DE CHARAGUA

Parte de la nota escrita por Adhemar R. Suárez Salas   y publicada en el matutino cruceño El Deber, el 20 de abril de 2018. // 1) Uni...

Popular Posts