Historias de Bolivia, Archivos Históricos.- Sitio dedicado a la recolección de notas periodísticas, revistas, libros, fotografías, postales, litografías, investigaciones, curiosidades, etc., etc. Todo lo relacionado con la historia de nuestra patria Bolivia. (Historia de Bolivia).

LA HISTORIA DEMUESTRA CÓMO CHILE USURPÓ A BOLIVIA SU LITORAL


MAPA TOPOGRÁFICO Y MINERALÓGICO DEL LITORAL BOLIVIANO (1871-1872) USURPADO POR LA INVASIÓN MILITAR DE CHILE EN 1879 (FUENTE: ANDRÉ BRESSON).

Publicado en el periódico El Diario  el 4 de Octubre de 2015


Los antecedentes históricos revelan que la unión entre la región andina de Bolivia y la costa de Atacama se remonta a la prehistoria. Luego de la independencia de Bolivia en 1825, se creó la Provincia del Litoral en 1829 y en 1867 se constituyó como Departamento, con una superficie de 120.000 km2. Las Constituciones Políticas chilenas reconocieron la condición costera de Bolivia.



Aparte de que la unión entre la región andina de Bolivia y la costa de Atacama se remonta a la prehistoria, durante el coloniaje español se constituyó el Virreinato del Perú, en 1542, éste fue subdividido en Reales Audiencias, una de ellas fue la Real Audiencia de Charcas (actual Bolivia), creada por Cédula Real en 1559, incluyó dentro de su jurisdicción territorial al Distrito de Atacama y su costa, que abarcaba desde el río Loa, en el norte, hasta el río Salado, en el sur, más allá del paralelo 25º.
La situación permaneció invariable cuando la Audiencia de Charcas pasó a la dependencia del Virreinato del Río de la Plata, así como al declararse la independencia de Bolivia en 1825. Al año siguiente se procedió a la división política del país. Se convirtió en departamentos a las antiguas intendencias coloniales y se las subdividió en provincias, entre las que se encontraba Atacama, perteneciente a la jurisdicción de Potosí.



En 1829 se creó la Provincia del Litoral y en 1867 se constituyó como Departamento, con una superficie de 120.000 km2. El Litoral boliviano contaba con los puertos de Antofagasta, Cobija, Tocopilla y Mejillones y las poblaciones interiores de Calama y San Pedro de Atacama.



La condición costera del territorio de Bolivia y su soberanía marítima no fue cuestionada por Chile. Las Constituciones Políticas chilenas de 1822, 1823, 1828 y 1833 reconocieron que su límite hacia el norte era el desierto costero de Atacama.

CASO HUANCHACA Y EL ASESINATO DE NOEL KEMPF MERCADO


El 5 de septiembre de 1986, el país fue conmocionado con la noticia del asesinato del Profesor Noel Kempf Mercado junto a sus acompañantes en la serranía de Caparuch ubicada en el Oriente Boliviano, en una fábrica en la que se producía cocaína conocida como “Huanchaca”. Esto desato no solo durante el gobierno de Paz Estenssoro sino a largo plazo un escándalo nacional. El crimen además de despertar la conciencia ciudadana con relación al narcotráfico tuvo sus secuelas, el diputado Salazar que era parte de las investigaciones del Caso Huanchaca fue asesinado. Este fue el destape del narcotráfico en el Oriente Boliviano.



FEDERICO ESCÓBAR; UN CAUDILLO DEL SINDICALISMO BOLIVIANO


Por: Javier Claure C. - Publicado en: www.rebelion.org / www.ecdotica.com / Periodico La Patria, 25 de abril de 2010.

Federico Escóbar Zapata es un nombre vinculado en la historia del sindicalismo boliviano de los años 60. Nace en Oruro (Bolivia) el 26 de noviembre de 1923. Hijo de Francisco Eleuterio Escóbar, obrero del ferrocarril Machacamarca – Uncía, y Nieves Zapata de Escóbar. Federico quedó huérfano de padre a temprana edad y pasó su niñez en Machacamarca. Estudió sus primeros años en el colegio Leónidas Lazarte y posteriormente en el colegio Simón Bolivar de Oruro. A los 17 años comenzó a trabajar en la Empresa Minera Catavi perteneciente al campamento de Siglo XX, un centro minero de mucha importancia por la producción de estaño. Fue precisamente en Siglo XX donde Simón Patiño, el Rey del Estaño, encontró la veta de estaño más grande del mundo. Patiño fue, en aquel entonces, el industrial más importante de Sudamérica. 

PANDO; EL MÁS JOVEN DE BOLIVIA

Foto: Pando de antaño.

El departamento de Pando es el más joven del país. Fue creado por Decreto Supremo del 24 de septiembre de 1938, durante el Gobierno de Germán Busch, con el nombre de Pando, en honor al presidente José Manuel Pando uno de los principales exploradores de esos territorio, que lideró a las fuerzas militares nacionales en la denominada segunda campaña contra Brasil en defensa del territorio del Acre (1902).
El Acre que era parte de Bolivia cuando fue fundada la república, contaba con una extensión de 355.242 kilómetros cuadrados. Bolivia perdió una considerable superficie de bosques ricos en hevea o árbol de la goma. Tras la Guerra del Acre, el 17 de noviembre de 1904, Brasil y Bolivia firmaron el Tratado de Petrópolis, en el cual el país cedía 191.000 kilómetros del Acre a Brasil, quedando apenas un diez por ciento de la superficie original.
El departamento pandino debido a la coincidencia de la fecha de su creación con los festejos cruceños, de la emancipación de 1810, traslado sus festejos al 11 de octubre, fecha en la que se conmemora la Batalla de Bahía de 1902.

HÉROES DE LA GUERRA DEL CHACO: BANDA MILITAR DE MÚSICA


Por: Juan Alberto Quiroz Maida para: Historias de Bolivia.
Fotografía: Familia Sardón.

La presente banda Militar de Música se encontraba al Mando del Cap. Mus. Marcos Herminio Sardón Torrico. 
Esta banda Militar de Música dió inicio al acto del primer encuentro de los comandantes de Ejércitos, Gral. José Félix Estigarribia (Paraguayo) y el Gral. Enrique Peñaranda Castillo (Boliviano), realizado el 18 de Julio de 1935. 
Esto sucedió en puesto Merino, ubicado en inmediaciones de Villa Montes y Capírendá. 

El Sr. Victor Medén Peláez, de nacionalidad Paraguaya, escribió lo siguiente: Un relato de ese acto describe este suceso “Al hacerse las presentaciones el momento es emocionante y solemne. La oportuna ejecución de la banda, disimuló las lágrimas que brillaron en los ojos de muchos de los presentes. Peñaranda, hombre recio, tiembla de emoción. Estigarribia tiene la mirada dulce y tranquila”


BANZER: EL PRIMER AGITADOR QUE VAYA AL CAMPO, YO LES AUTORIZO, ME RESPONSABILIZO, PUEDEN MATARLO. SI NO, ME LO TRAEN AQUÍ PARA QUE SE ENTIENDA CONMIGO PERSONALMENTE

Hugo Banzer / Foto: Contrainformo.com

Cuando Banzer estaba en el poder, en 1976, Matilde Artes fue detenida y torturada en el departamento de Policía. El interrogatorio le dejo a Matilde con graves lesiones; la columna fisurada, el tabique nasal roto y perdió varios dientes. La vinculaban con el movimiento de Liberación Nacional (MLN) Tupamaros. Era otra acción del Cóndor: una argentina torturada en Bolivia y acusada de participar en la guerrilla uruguaya.

LOS OFICIOS DEL AYER EN LA CIUDAD DE LA PAZ



Por: Ivone Juárez /  La Paz - Pagina Siete, 30 de abril de 2017.

La mayoría desapareció: las lecheras no caminan por las calles, tampoco los heladeros con el carrito lleno de fotografías o el chamuñero, que tentaba con sus melcochas a las salidas de los cines y del teatro.
Un día el ritmo de la ciudad de La Paz estuvo marcado por sus oficios.  La lechera que golpeaba todas las puertas de las casas para ofrecer  su producto por litro. Traía  la leche  en garrafones de aluminio que cargaba durante horas, rondado el barrio;   el heladero, que rompía el   silencio con su bocina de mano ofreciendo el "paquete, chupete, barquillo”, en ese carrito de dos ruedas que empujaba lentamente, como  dando tiempo a sus clientes para que lo alcanzaran.

LA OFENSIVA ENEMIGA SOBRE EL SECTOR VILLA MONTES HA SIDO COMPLETAMENTE QUEBRANTADA



"La ofensiva enemiga sobre el sector Villa Montes ha sido completamente quebrantada, siendo más que probable que el enemigo no tenga el propósito de reanudarla para insistir en la captura de esta importante plaza, frente a cuyas posiciones dejó miles de cadáveres. Todo deja ver que el enemigo desplaza actualmente su centro de gravedad sobre los sectores Boyuibe y Parapetí".

LA MASACRE DEL VALLE

Por: Gustavo Rodríguez / Publicado en el periódico La Razón, el 19 de enero de 2014.

La Revolución Nacional de 1952 conformó, gracias a la reforma agraria, una alianza entre los campesinos y el Estado, basada también en prebendas y corrupción. El Ejército, que derrocó al MNR el 4 de noviembre de 1964, heredó y alimentó el pacto. Hacia 1970 pequeños signos de independencia sindical afloraban en el sector agrario e intentaban filtrarse en la Asamblea Popular, cerradamente obrerista. Fueron cortados con el golpe de Hugo Banzer en contubernio con el MNR, la FSB y sus aliados empresariales, bien aceitados con el dinero norteamericano.
El 20 enero de 1974, el gobierno banzerista decretó la elevación de precios para los artículos de primera necesidad y, en un efecto dominó, también se incrementaron los de otros productos, como los insumos agrícolas. Pese al rígido control político, voces de protesta se hicieron sentir en distintos lugares. Fabriles en La Paz y Quillacollo, mineros y bancarios decretaron paros. En los valles cochabambinos, poblados de pequeños productores parcelarios, la protesta fue contundente. Eran los mismos que dos décadas atrás habían protagonizado belicosas movilizaciones por la reforma agraria, pero ahora estaban tutelados en el pacto militar-campesino.
El 24 de enero, campesinos del Valle Alto iniciaron bloqueos de la vía Cochabamba-Santa Cruz, que se extendió por kilómetros y con distintos focos en Quillacollo y Sacaba. Argumentaban que por su débil ubicación productiva no tenían defensa frente a la escalada inflacionaria que se venía encima. La noche del 28, como toda respuesta, Banzer decretó Estado de sitio, con el consabido argumento de que “extremistas” actuaban en las sombras. El 29 en Tolata, luego en Epizana y finalmente el 30 en Sacaba y Quillacollo, tanques de guerra del regimiento Blindado Tarapacá y tropas del CITE dispersaron a ráfagas de ametralladora y tiros a la multitud campesina. 

EL PRIMER AUTOMÓVIL QUE LLEGO A SANTA CRUZ DE LA SIERRRA



Extraído de: hoybolivia.com

El primer automóvil que llego a nuestra ciudad, en el año 1919, rompió con la monotonía de la vida diaria del pueblo cruceño y marcó el inicio de una nueva etapa del desarrollo en nuestro departamento, hasta entonces la movilización de la gente se hacía en caballos, bueyes o carretones, desde entonces hasta la Guerra de Chaco, entre Bolivia y Paraguay, se pudo observar un crecimiento en el parque automotor de la ciudad que implementó significativamente su desarrollo.
Su propietario fue el Dr. Ángel Sandoval quien introdujo este automóvil de lujo para la época por la localidad de Puerto Suarez frontera con el Brasil.
Es bueno mencionar y reconocer a este meritorio profesional y benefactor de la salud pública por que fue quien construyo el Pabellón Médico que hoy lleva su nombre.
Y como no meditar sobre la forma en que se transportaban nuestros ancestros, desde las caminatas por selva, pampas y ríos para continuar trasladándose de un sitio a otro en caballos, bueyes domesticados, carretones tirados con hasta cinco o seis yunta de bueyes según el recorrido.
Este modelo de transporte llegado desde España durante la colonia sirvió para transportar no solo mujer, niños y ancianos de un lugar a otro, sino también y hasta los años 60, para transportar madera de construcción, Leña, Carbón, Azúcar, Sal, Arroz, Maíz y toda la producción agropecuaria del campo o provincia hasta la ciudad capital o centro de comercialización (Mercados de consumo internos).
Ingresaron a la ciudad capital una gran cantidad de vehículos de diferentes marcas y provenientes de diferentes países también, que dinamizaron el movimiento cotidiano y la vida de su gente en este pueblo grande con aspiraciones de gran ciudad. Empezaba a tomar impulso una nueva dinámica del desarrollo regional.
Los aviones y trenes complementaron estas aspiraciones y actualmente la gran urbe cruceña cuenta con un parque automotor de más de cien mil vehículos, varias empresas aeronáuticas y dos vías ferroviarias que nos conectan con los países de Argentina y Brasil.




-----------------------
Links relacionados:

UN GRINGO DE LA GUERRA DEL PACÍFICO Y EL PRIMER VUELO EN GLOBO EN LA CIUDAD DE ORURO


Por: Ing. Miguel Salas Aguilar / Publicado en el periódico La Patria, el 4 de octubre de 2009.

GLORIAS ORUREÑAS.

La historia nacional palidece al no tener claro los antecedentes de la historia aérea en nuestro país, pues desde el siglo XIX al presente, la mayoría de los ensayistas se volcaron trilladamente a desentrañar las acciones de los gobernantes más de las veces triste y vergonzosa, olvidando a los simples ciudadanos; hombres y mujeres, muchas veces anónimos y arrinconados en la memoria bibliográfica, que desde su disciplinado y dedicado rincón del trabajo supieron ennoblecer a las ciencias, meritorias existencias que se ofrendaron a la arqueología, arquitectura, el arte, la botánica, la exploración, y un sin fin más de disciplinas e incluso la osada y atrevida aventura de la aviación.

TESOROS Y SECRETOS DEL ACRE BOLIVIANO EN LA HISTORIOGRAFÍA DE JOSÉ SALMÓN BALLIVIÁN

Por: Wilson García Mérida / Publicado en: periódico El Sol de Pando, el 30 de octubre de 2014.

Que habían otros indígenas tacanas como Juan de Dios Aguada, además de Bruno Racua, protagonizando con igual maestría y valor la expulsión, a flechazo limpio, de los brasileños de Puerto Bahía (hoy Cobija); que el descubrimiento de Cachuela Esperanza se produjo, casualmente, un 11 de octubre —día en que conmemora la Batalla de Bahía—, pero 22 años antes de la guerra; que Cobija era una ciudad que parecía existir en la dimensión desconocida, donde el tiempo transcurría diez veces más lento que en el resto de Bolivia… Secretos que la memoria enterró en su silencio y su lejanía, pero reviven con fantástica exactitud histórica en cada una de las páginas del libro “Por tierras calientes: Impresiones, anécdotas e iniciativas referentes al Beni y Noroeste” publicado en 1928. Su autor: el médico, músico, escritor y explorador paceño José Salmón Ballivián.

HEROÍNAS DE LA CORONILLA


Publicado en el periódico Opinión, el 6 de agosto de 2012.

El pronunciamiento revolucionario del Alto Perú, por sus características fue un movimiento total de la Nación en armas, en ellas lucharon hombres, mujeres y niños, todos dieron su vida por la idea común de Patria, los hombres, mujeres, sacerdotes, funcionarios, criollos, mestizos e indios, unificaron esfuerzos en esta epopeya. Entre 1809 y 1810 la guerra de guerrillas en el Alto Perú tuvo una significación diferente que la librada en el noroeste argentino, la geografía y el carácter de la lucha le dio singularidad a la misma; esta era cruel y sanguinaria, al tiempo que era heroica por sus sacrificios y hazañas; se caracterizó por la humildad de sus caudillos y su arrojo, sucumben y aparecen otros, brotan de las montañas y del seno de las selvas y los bosques; son exterminados, vencidos y martirizados, pero ellos jamás se extinguen pues fueron fecundando en la sangre de otros el ideal de patria y libertad; los historiadores hablan de más de 102 caudillos que actuaron en esta lucha heroica y que solo 9 sobrevivieron; los 93 restantes subieron al cadalso o se extinguieron en los campos de batallas; también la heroicidad de las mujeres estuvo presente de manera efectiva en estas luchas. 

UN CUENTO BREVE SOBRE LA DEFENSA DE BOQUERÓN EN LA GUERRA DEL CHACO

Oficiales y soldados de Boquerón

Por la transcripción Dr. Antonio Revollo Fernández - Pdte. Sociedad de Historia y Geografía de Oruro / Este artículo fue publicado en el periódico La Patria de Oruro el 1 de enero de 2013.

INTRODUCCIÓN
En la memoria de los bolivianos ha quedado grabada con cincel de hierro la gran epopeya y gloria de la defensa del fortín Boquerón en la guerra internacional frente al hermano país del Paraguay, donde el soldado boliviano demostró su garra y valentía heroica jamás vista en la historia republicana, donde exactamente seiscientos veintiún (621) combatientes compuestos por soldados de diferentes lugares del país, es decir, vallunos ,altiplánicos, orientales, del campo y la ciudad al mando del legendario Tte.Cnel. Manuel Marzana hicieron frente al cerco de más de seis mil soldados paraguayos retroalimentados con tropas frescas del 8 al 29 de septiembre de año 1932, veintiún días sin alimentos, sin agua, sin medicamentos con muchos muertos y heridos, al final sin municiones, cerco humano enemigo temerariamente roto dos veces por otro héroe, Germán Busch, que al final extenuados, sin haber dormido muchas jornadas casi al filo de la locura marcaron esta leyenda denominada la epopeya del Boquerón, página gloriosa que sigue motivando la admiración de propios y extraños, pese a haber transcurrido cerca a ochenta (80) años. 

LAS RAÍCES INDOMESTIZAS DE BOLIVIA


Por: Andrés Soliz Rada / Este artículo fue publicado en Rebelión.

El punto crucial de la Historia de Bolivia reside en determinar si la Revolución del 1952, conducida por el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR), es una continuación del colonialismo interno, heredado de España, o, por el contrario, se trata de una ruptura de ese dominio colonial. La corriente indigenista que reivindica la primera posición ha recibido el respaldo del investigador estadounidense, Matthew Gildner, quien, en nota publicada en la Revista “Ciencia y Cultura”, de la Universidad Católica Boliviana (Nº 29, de diciembre de 2012), sostiene que el MNR utilizó la historia “como agente de liberación nacional para la clase criolla-mestiza, que sigue gobernando un país cuya población es en su mayoría indígena”. Gildner ha desarrollada esta posición en su tesis doctoral: “Indomestizo Modernism: National Development and Indigenous Integration in Postrevolutionary Bolivia, 1952-1964”. Universidad de Austin, Texas. Agosto de 2012.

EL LEMA: "TEMBLAD ROTOS QUE AQUÍ ESTÁN LOS COLORADOS DE BOLIVIA"


Publicado en el periódico La Patria, el 26 de mayo de 2012.

Hoy es un día inolvidable en la historia del país, porque se recuerda el episodio más excelso de la Guerra del Pacífico (1879), cuando el Ejército boliviano a la cabeza de los Colorados de Bolivia, hicieron estremecer las arenas de Tacna, al embestir al invasor chileno.
Tras el avance de las tropas chilenas, después de pasar por el Litoral boliviano, sin mayor dificultad, fue desconocido como gobernante el presidente Hilarión Daza y asumió el mando de la República de Bolivia, el general Narciso Campero y la jefatura del Ejército, el coronel Eliodoro Camacho.
El Ejército boliviano se encontraba en Tacna, territorio peruano, y se envió a 1.500 hombres para reforzar las fuerzas aliadas integradas por Perú y Bolivia, sin embargo, para ejecutar el plan de batalla hubo desacuerdos entre los jefes de Ejército de ambos países. Fue a Tacna el Gral. Campero para aprobar el plan del peruano jefe militar Montero.

JOSÉ MANUEL PANDO; EL GRAN EXPLORADOR DEL MADIDI Y DEL NOROESTE BOLIVIANO



Extraído de: koatravelnews.blogia.com

Uno de los hombres más importantes en el siglo XIX y principios de XX, fue el ex presidente José Manuel Pando. Este gran hombre, se preocupó como nadie de la región del Noroeste boliviano, norte de La Paz, el Beni, lo que hoy es el Departamento de Pando y la zona del Acre que se perdió en la guerra contra Brasil.

Pando, estuvo en esas selvas repetidas veces: haciendo estudios, otras descubriendo ríos y territorios; también estuvo en comisiones y puestos oficiales para tener conocimiento del gran potencial que encerraba en la extracción de la goma elástica.

Explorar y sentar soberanía en la tierra del caucho
El diez de agosto de 1892, marcó el inicio de su pasión por descubrir lo que Bolivia guardaba oculto y emprendió su expedición con 29 hombres cruzando Sorata, ascendiendo a los glaciares del Illampu y descender por la Cordillera Real a lomo de bestia , también caminando por cañones y barrancos peligrosos, para posteriormente embarcarse en frágiles callapos desde Mapiri con rumbo a Rurrenabaque.

Para el 20 de septiembre de 1892, ya estaban en el pueblo de Reyes y luego bajaron el río Beni hasta Riberalta.

Después de algunos días de descanso en dicha ciudad, comenzaron los preparativos para la expedición del río Madre de Dios.

Después de 22 días de navegación y estudios, se encontraron con un caudaloso río que desembocaba en el río Madre de Dios; hoy se conoce como el Río Heath.

Posteriormente, Pando y sus compañeros encontraron otro río caudaloso, que afluía al Madre de Dios, era el río Tambopata.

Con flechas venenosas los salvajes cobran sus víctimas.

Después de varios días de descanso, se propusieron explorar el río Heath y emprendieron marcha el 10 de marzo de aquel año y después de navegarlo durante 15 días, saltaron a tierra, devolviendo las embarcaciones al Madre de Dios, pues ellos irían por tierra hasta salir al río Beni y el Madidi.

Emprendieron la caminata por el Madidi desconocido, sin más indicaciones que la brújula y sus carabinas para cazar y alimentarse. La travesía por la selva virgen, sin los alimentos necesarios, rodeados de todo género de peligros, acechados por salvajes que les tiraban flechas, atacados por millares de animales ponzoñosos, con un clima infernal, enfermedades palúdicas y la lesmaniasis asechando al grupo , fue una de las hazañas más salientes de la vida del heroico Coronel Pando.

El 7 de abril, llegaron los expedicionarios al río Madidi- hoy un parque nacional- después de haber recorrido 144 km. a pié en trece días.

Pando y los expedicionarios continuaron por tierra y después de otros once días de viaje llegaron a Ixiamas.

Ya que estamos aquí, sigamos explorando
Nuevamente, bajó el río Beni, arribó el Orthon, hasta Puerto Rico, o sea la confluencia del del Tahuamanu y el Manuripi, empleando 26 días de navegación y un recorrido de 384 Km

En febrero de 1894, Pando, de Riberalta, emprendió viaje de regreso al interior de Bolivia por la vía del Brasil y la Argentina, y en esta última república publicó un libro con el nombre de “ Viaje a la Región de la Goma Elástica”.

Nunca se quejó de lo esforzado de su trabajo

Pando, estuvo en esa zona siete veces, en estudios y comisiones oficiales: en 1890, después de fracasada la revolución liberal.

En 1892, en compañía de Muller e Ibarra.

En 1895, como Comisario Nacional Delimitador de la frontera con el Brasil.

En 1897, con la expedición al Inambary, en compañía de Vernoux.

En 1903 como capitán General del ejército, siendo Presidente de la República, a combatir la revolución separatista del Acre, y en 1906, como Delegado Nacional en el Territorio de Colonias.

La región del Noroeste debe inmensamente al general Pando pues construyó caminos y edificios, fundó pueblos, y fomentó la navegación de casi todos los ríos.

Una estela luminosa de toda su personalidad ha quedado, el Departamento de Pando, este jirón patrio lleva su nombre en honor a este valeroso hombre. En 1917 murió asesinado.

FUENTES:

EL DORADO BOLIVIANO. Chavez Medardo. 1926

DE LOS ANDES AL AMAZONAS. Aguirre Achá, José

“José Manuel Pando Solares nace en La Paz, en 1848. Fue presidente de Bolivia de 1899 a 1904. Comandó la segunda batalla en la Guerra del Acre, contra Brasil. Fue un gran explorador (los relatos de sus expediciones en el norte de La Paz fueron tomadas en cuenta por expertos en el tema) y su gran aporte fue integrar al norte del país. Por ello, el departamento de Pando recibe su nombre”
-----------------------
Links relacionados:


ASÍ FUE ASESINADO EL LÍDER SOCIALISTA MARCELO QUIROGA SANTA CRUZ

Este artículo apareció publicado el: El País de España, 3 de agosto de 1980.

El líder socialista Marcelo Quiroga -el hombre más odiado por los militares bolivianos llegados al poder- fue asesinado el 17 de julio, día del golpe, en los locales de la Central Obrera Boliviana (COB), en La Paz. Quiroga, que había obtenido el cuarto lugar en las elecciones presidenciales de junio y era la estrella política en ascenso de la izquierda boliviana, asistía con otros dirigentes políticos y sindicales, entre ellos Juan Lechín, a una reunión de emergencia del Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade).
La siguiente narración fue obtenida por EL PAÍS en la capital boliviana, de un testigo presencial del asalto a la COB y del ametrallamiento de Marcelo Quiroga -«muerto en combate», según la versión oficial- por fuerzas paramilitares al servicio de los golpistas. El cadáver del líder socialista no ha sido devuelto por la Junta Militar. «Todo el poder del Estado, respaldado por tanques y metralletas, teme a un muerto», ha declarado su esposa Cristina.Se han respetado en la transcripción los modismos y expresiones peculiares bolivianas, para no alterar el valor testimonial del documento magnetofónico.
«Llegué a las once y diez de la mañana a la Central Obrera Boliviana y ya estaba reunido el Comité de Defensa de la Democracia. Estaban presentes todos los dirigentes políticos del comité, don Juan Lechín, Marcelo Quiroga Santa Cruz..., muchas personalidades. Cuando se terminó la reunión, todos salieron fuera, al corredor. Yo era la primera vez que venía a la COB, como a La Paz mismo.

EL PEDIDO DE MAR DE BOLIVIA, RECORDANDO A NUESTROS ANTECESORES

Foto: www.resumenlatinoamericano.org

Por: Carlos D. Mesa Gisbert / Publicado en el periódico Sol de Pando, el 17 de mayo de 2015.

El lunes 4 de mayo de 2015 ha pasado a la historia. Por primera vez desde la invasión de Antofagasta, el Estado chileno ha dado explicaciones a la comunidad internacional de porqué se niega a negociar con Bolivia para darle un acceso soberano al mar. Bolivia ha logrado romper la pertinaz decisión de Santiago de encapsularnos en estériles conversaciones bilaterales.
Mérito mayor, sin duda, el del Presidente Morales y su gobierno cuya mirada de futuro y valentía, los llevó a iniciar esta demanda ante la Corte Internacional de Justicia. Pero mérito extraordinario el de sus antecesores en la diplomacia y la política bolivianas que hoy más de uno pretende olvidar.
Nada de lo que hemos hecho desde 2011 hasta hoy, y lo que haremos en el inmediato futuro, hubiese sido posible sin figuras que deben ser recordadas en su real dimensión.

DAZA Y LA DESMENTIDA VERSIÓN CARNAVALESCA DE LA PÉRDIDA DEL PACÍFICO

Por: Ricardo Aguilar Agramont es periodista de La Razón / Publicado en el periódico La Razón, el 19 de febrero de 2012.

Que la historia la escriben los vencedores es la máxima que se repite sin discusión al referirse al discurso de esta ciencia; pero que los vencidos se encarguen de difundir sistemáticamente, generación tras generación, la versión relatada por quienes los derrotaron no se ha visto sino en el caso de la Guerra del Pacífico, cuando se dijo que el presidente Hilarión Daza (foto) ocultó la noticia de la invasión chilena en su afán de que las celebraciones carnavaleras de 1879 continúen. Esa afirmación ya fue desmentida de manera fundada por distintos historiadores.
A partir del año de la guerra, es Chile, en una campaña programática de desprestigio de Bolivia, a través del historiador de este país, Benjamín Vicuña Mackena, que inicia la mentira, la que sería repetida por los bolivianos ligados a la facción de Narciso Campero (quien golpea a Daza cuando éste se encontraba en pleno campo de batalla en Perú) y luego perpetrada por los intelectuales bolivianos posteriores a la guerra.
Gabriel René Moreno, que es uno de éstos últimos, reproduce la versión con una técnica irrisoria que la narratología no dudaría en llamar “historiador omnisciente”: “Guardando el Presidente de Bolivia (Daza) en los bolsillos de su disfraz la noticia por tres días, reservó su sorpresa para después de los carnavales”. Este mismo relato fue adoptado por la historiografía liberal del positivismo (encabezada por Alcides Arguedas) a partir de la aseveración por el líder de esa doctrina política, Eliodoro Camacho; posteriormente fue recitado por escritores como Enrique Finot y otros.
En las letras universales, no hay otro ejemplo mejor para ilustrar esta paradoja de la historia —que los vencedores la escriban y los vencidos se encarguen de difundirla— que lo que el crítico literario ruso Mijail Bajtín teorizara sobre el Carnaval en su libro La cultura popular en la Edad Media y el Renacimiento. El contexto de François Rabelais.

BERTHA BARBERY DE WEISSER

Otra de las valerosas mujeres fue Bertha Barbery de Weisser, joven beniana recién casada en Santa Cruz, quien se alistó disfrazada del hermano menor de su esposo, combatiente Adolfo Weisser, y fue asignada al manejo de ametralladora. Participó en los últimos meses de la guerra, en acciones importantes hasta que fue descubierta y regañada por sus jefes, permitiéndole colaborar en los puestos de sanidad. Fue declarada Benemérita de la Patria.

ARGENTINA – INFORME; CIRO ROBERTO BUSTOS Y EL INFORME REMITIDO POR EL SERVICIO DE INTELIGENCIA BOLIVIANO


Por: Diego Martínez Estévez.

Así tituló su autor - Ciro Roberto Bustos, alias el Pelao - a su informe, documento este remitido por el Servicio de Inteligencia boliviano, a su par el de la Argentina. Este manuscrito lleva la fecha de mayo -67.
El Pelao junto al francés Debray y un periodista anglo – chileno, fueron capturados el 20 de abril -67, cuando los dos primeros intentaban abandonar la zona guerrillera para salir del país, con la finalidad de cumplir ciertas misiones encomendadas por el Comandante Guevara.
A estas alturas de su permanencia como prisionero (mayo -67), Bustos, además de este Informe, también describió con su puño y letra los rasgos físicos de 41 integrantes de la fuerza guerrilla, incluidos los dibujos de sus rostros. Un tercer documento que Bustos elevó a sus captores fue el denominado “Contacto en Buenos Aires”; es un relato pormenorizado que abarca desde que su presencia fuera requerido en Ñancahuazú, por el Che, hasta su intento de salida de la zona. 

EL ESTAÑO DE SIMON I. PATIÑO EL INDIO ENANO

EL ESTAÑO DE SIMON I. PATIÑO EL INDIO ENANO

Por Juan Marguch Especial / Este artículo fue publicado en La Voz de Argentina el 21 de diciembre de 2001

Si los padres de Simón Patiño no se hubiesen convertido al cristianismo semanas antes de su nacimiento, América del Sur se habría padecido mengua de una existencia que es leyenda. Nacido en Cochabamba, Bolivia, en 1860 circa, Simón Patiño era un cholo de corta estatura y contrahecho. En las comunidades aborígenes del Altiplano era tradicional matar a las criaturas que presentaban malformaciones, pues implicaban una sobrecarga para hogares eternamente acosados por la miseria; el cristianismo impuso respeto por la vida de esos infortunados, y eso salvó la vida de quien llegará a ser uno de los hombres más poderosos del mundo.


Por cierto, nadie se preocupó ni ocupó en darle instrucción. Analfabeto, consiguió trabajo como peón de un almacén en su ciudad natal; demostró talento y, sobre todo, una capacidad de trabajo verdaderamente inagotable. Cuando se asentó en el empleo lo casaron con una joven oriunda de Oruro. Cierto día, en ausencia de su patrón, concedió a un buscador de oro un fiado de mercaderías por 195 pesos. Cuando su empleador se enteró de lo hecho por su dependiente, aulló de ira y le dio un plazo de una semana para que cobrase la deuda. Simón y su esposa marcharon al Altiplano en busca del deudor, que era insolvente de padre y madre. Sólo poseía la concesión para buscar oro, que nada valía. Nada para nadie, salvo para la esposa de Patiño, que aconsejó a su marido que la aceptase. 

Aulló nuevamente el patrón al enterarse de ese arreglo y despidió al empleado sin pagarle un centavo. Le dijo que se quedara con la famosa concesión. El matrimonio Patiño recurrió a sus pequeños ahorros y compraron mulas, alimentos y herramientas y contrataron a algunos indios para que trabajasen como mineros y regresaron a los faldeos de los Andes en busca de oro. No lo encontraron.

Pero excavando y excavando dieron con un mineral que creyeron plata. No era plata. Era estaño, un estaño de baja ley, pero cuya venta les proporcionó los primeros ingresos, que utilizaron para cancelar deudas, comprar más mulas, herramientas y alimentos, tomar nuevos contingentes de indios y adquirir más concesiones de tierras que eran vendidas a precio a ese “indio enano y loco” que no entendía nada de nada. Pero cambió su suerte, porque dio con una veta de estaño de excelente tenor: más del 60 por ciento. Cuando se difundió la noticia del hallazgo, acudieron en manadas los aventureros, que fueron recibidos por los Patiño y sus indios con granizadas de balas. El “enano indio” demostraba que no era loco, y enseñó a todos que no se podía jugar con él.

Siguió comprando tierras, algunas de ellas en lugares prácticamente inaccesibles, a más de cuatro mil metros de altura, donde había que llevar el agua y la comida a lomo de mula. Se estaba transformando en el principal productor de estaño de Bolivia y Bolivia en el primer productor de estaño del mundo y el estaño en un insumo básico de industrias en poderosa expansión, como la automotriz y la de conserva de alimentos. Ya era Don Simón, y a él no acudían los aventureros sino agentes de la banca y la finanza de Londres y Nueva York. Quien fuera un cholo analfabeto demostró ser un cóndor de sagacidad genial para negociar con los buitres de la “city” y Wall Street. Al incrementarse el empleo del mineral para usos fabriles aumentó correlativamente su precio, que de 60 libras esterlinas pasó a 100 la tonelada. 

Don Simón Patiño había dejado de ser el “indio enano”, pues su estatura parecía crecer tanto como su fortuna. Todas sus ganancias se reinvertían en la compra de tierras; sus mineros aborígenes se contaban por decenas de millares, y ellos contaban desesperadamente las escasas monedas que recibían de él por un trabajo realizado en condiciones infrahumanas.

A sus 60 años de edad, la riqueza personal de Don Simón Patiño cruzaba con olímpica soltura la barrera de los 500 millones de dólares; ya era uno de los hombres más ricos del mundo y el más rico de América del Sur y dueño virtual de Bolivia. Quinientos millones de vigorosos dólares de 1920, cuando en su país prácticamente no existían los impuestos a las ganancias (y él se ocuparía de esto perdurara por muchos años más). El otrora analfabeto de Cochabamba dominaba ante litteram el alfabeto de la economía globalizada: compró fundiciones en Liverpool para procesar en Europa el estaño boliviano; compró las mejores minas de estaño de Malasia e Indonesia, aniquilando prácticamente la competencia; compró fundiciones en Nueva York, para procesar en los Estados Unidos el estaño boliviano que necesitaba la pujante industria automovilística estadounidense; compró bancos en la “city”, en París y en Wall Street para financiar su incontenible expansión; invirtió en empresas navieras que transportaban su estaño a todos los mercados del mundo...

Don Simón Patiño había ganado por demolición la batalla por su futuro. Ahora debía ganar la batalla por su pasado. Contrató a historiadores y genealogistas que, faltaba más, descubrieron que era descendiente de emperadores aborígenes de milenaria historia. Faltaba algo más: pasado el medio siglo de vida, contrató a los mejores profesores, se inscribió en la Universidad de La Paz y obtuvo el título de ingeniero. Ahora sí, Bolivia le quedaba chica. Se radicó en Europa, y desde entonces ni él ni sus descendientes vivirán en Sudamérica; serán, a todos los fines, europeos. Pero nunca perderá de vista a Bolivia. Financiará las revoluciones de Germán Busch y Gualberto Villarroel (1939 y 1943) y la contrarrevolución que en 1946 terminó con Villarroel colgado de una columna de alumbrado frente al Palacio Quemado, en La Paz. Financió también la guerra contra Paraguay, por el petróleo del Chaco, que cobró 100 mil vidas. Cuando murió en 1947, en Buenos Aires, era dueño de las mayores reservas de estaño del mundo.

En 1952, el gobierno del Movimiento Nacional Revolucionario (MNR), presidido por Víctor Paz Estenssoro, nacionalizó todas las propiedades mineras de los Patiño. Antenor, hijo de Simón, se unió a las grandes corporaciones metalúrgicas y mineras de los Estados Unidos y Gran Bretaña, provocó una caída del precio del estaño en los mercados internacionales, llevó a la economía de Bolivia al umbral de la bancarrota, que en 1956 terminó con Paz Estenssoro y su sueño de la revolución minera. Los hijos del cóndor demostraron haber aprendido de su padre el arte de forjar alianzas con los buitres. 

CHILE PROCURO QUE BOLIVIA INVADA PERÚ

CHILE PROCURO QUE BOLIVIA INVADA PERÚ

Por: Ricardo Aguilar es periodista de La Razón / Este artículo fue publicado originalmente en el periódico La Razón de La Paz el 1 de marzo de 2015.

La historia chilena del siglo XIX deja a sus gobiernos al menos con una capa de polvo que pone en duda la honorabilidad del Estado chileno para con sus vecinos. Más aún, en el pasado reciente también se puede ver ejemplos de deslealtades que tienen un aire de familia con relación a esa insistencia con que Chile, aun antes de la Guerra del Pacífico, buscaba a Bolivia para que sea nuestro ejército el que invada Tacna, Arica y Tarapacá cuando aún eran provincias peruanas, según la investigación y los documentos del libro El Presidente Daza (Enrique Vidaurre, Biblioteca del Sesquicentenario de la República, 1975).
“La política de aquel país del sudoeste (Chile) dirigió perseverantes insinuaciones a los hombres públicos y a los gobiernos de Bolivia en el sentido de ceder a Chile territorios hasta el río Loa a cambio de una protección marítima para indemnizar con la posesión de la zona comprendida entre dicho río Loa y el morro Sama (ese momento territorio peruano)”, escribe Vidaurre.
Quien inició las insinuaciones bélicas chilenas al país fue el ministro Plenipotenciario de Chile en Bolivia, Aniceto Vergara Albano. En tiempos de Mariano Melgarejo, el secretario de este diplomático, Walker Martínez, logró ganarse la simpatía de Melgarejo. Su proposición consistía en que Bolivia ceda a Chile la totalidad de su litoral a cambio de dinero y armas para que el país invada la provincia peruana de Tarapacá. El gobierno de Melgarejo, si bien no realizó ningún pacto, vio por conveniente ceder tres grados geográficos en favor de Chile en el Tratado de Límites de 1866.
La segunda proposición, aun antes del tratado de 1866, es hecha al diplomático Juan Muñoz, quien recibe de ese mismo Ministro Plenipotenciario (Vergara Albano) la siguiente oferta: “Que Bolivia consintiera en desprenderse de todo derecho a la zona disputada desde el paralelo 25 hasta el Loa, o cuando menos hasta Mejillones inclusive, bajo la formal promesa de que Chile apoyaría a Bolivia del modo más eficaz para la ocupación armada del litoral peruano hasta el morro del Sama, en compensación del que cedería a Chile, en razón de que la única salida natural que Bolivia tenía al Pacífico era el puerto de Arica”.
La siguiente vez que se sabe de un ofrecimiento de ayuda para invadir Perú a cambio del Litoral boliviano data del intento de golpe que el general Quintín Quevedo hiciera contra Tomás Frías en Antofagasta en 1875. Quevedo, exiliado en Valparaíso (Chile), debía desembarcar y hacer una revolución con apoyo chileno.
Esto se conoció por medio de las cartas de  Juan Muñoz a Zoilo Flores, ministro Plenipotenciario de Bolivia en Perú, fechadas el 20 de abril de 1879.
Muñoz cuenta que el presidente chileno, Federico Errázuriz, en 1875 propuso a Quevedo apoyo y disimulo en su aventura desestabilizadora a cambio de parte del Litoral boliviano además de ayudarle, “con todo el poder de Chile, en la adquisición del litoral de Arica e Iquique”.Para esto —sigue Muñoz— Errázuriz pidió al intendente de Valparaíso, Francisco Echaurren, dar a Quevedo “el apoyo más decidido” para su expedición.
Esta revolución fue sofocada sin complicaciones por Ladislao Cabrera. El ejército, encabezado por el entonces coronel Hilarión Daza, llegó a Antofagasta cuando ya se había reducido la revuelta.
Ya durante la guerra, Chile sería aún más insistente en el mismo planteamiento, pidiendo la deslealtad boliviana para con su aliado, Perú.
A dos meses de iniciada la invasión chilena, el agresor insistió en su propuesta, esta vez a través del chileno Justiniano Sotomayor, propietario minero en Corocoro (Bolivia) y hermano del entonces jefe del Estado Mayor de Chile, Emilio Sotomayor.
Sotomayor escribe una carta a Daza, quien está en aprestos bélicos en Tacna. En esa misiva se lee: “El Perú es el peor enemigo de Bolivia”; “Ahora o nunca debe pensar Bolivia en conquistar su rango de nación, su verdadera independencia, que por cierto no está en Antofagasta sino en Arica”, recopila Vidaurre.
A tres días de esta carta a Daza, Sotomayor insistió con otra en la que se lee: “Para Bolivia no hay salvación, no hay porvenir, no hay esperanza de progreso, mientras no sea dueña de Ilo, Moquegua, Tacna y Arica”. Incluso lanza una amenaza para que Bolivia traicione al Perú: Chile, al ganar la guerra, obligaría al Perú a hacer las paces bajo los términos que Chile escoja, “entonces quedará Bolivia imposibilitada para recuperar su antiguo litoral y aún para pensar en conquistar jamás a Tacna, Arica e Ilo”.
Daza rechaza las propuestas con indignación, haciendo públicas las dos misivas en la prensa peruana y enviando copias al presidente peruano Mariano Ignacio Prado.
Entonces Chile pensó que quizá otro emisario podría tener mayor éxito con Daza. Eligieron a un estudiante boliviano con excepcionales relaciones en Chile: Luis Salinas Vega, a quien pidió el canciller chileno Domingo Santa María que transmita a Daza el proyecto de que Bolivia invada a Perú.
Tras oír a Salinas, Daza preguntó cómo podría hacer para entenderse con Chile, a lo que Salinas contestó que a través de Gabriel René Moreno, que ese momento vivía en Chile (mucho después, en el juicio que se le siguió, se determinó que no hubo traición a la patria por parte de este escritor).
Salinas volvió a Santiago y comunicó el resultado de la reunión, y Chile pidió a Moreno que entregue en Tacna a Daza las “Bases” de seis puntos para un acuerdo. Ese documento decía: 1. Se reanudan las relaciones amistosas y cesa la guerra, considerándose a los ejércitos bolivianos y chilenos como aliados en la guerra contra Perú; 2. Bolivia reconoce la propiedad de Chile del territorio entre el paralelo 23 y 24 (es decir el Litoral boliviano); 3. “Como Bolivia a menester” de una parte del territorio peruano, Chile “no se opondrá a su ocupación definitiva (...), por el contrario le prestará la más eficaz ayuda”; 4. La ayuda consistirá en proporcionarle armas, dinero y “demás elementos necesarios” para el ejército boliviano; 6. Celebrada la paz, Chile dejará a Bolivia todo el armamento necesario para defender el territorio que haya arrebatado a Perú.
Daza contestó negativamente a Moreno y otra vez hizo pública la pretensión chilena. Años después, Moreno se justificó diciendo que el acto que realizó lo hizo en el convencimiento de “servir justamente a Bolivia”.
Estas proposiciones a las que Vidaurre califica de “negras deslealtades” pueden tener en la actualidad cierto paralelo con dos circunstancias más recientes: cuando Chile retuvo armamento boliviano durante la guerra con el Paraguay en los años 30; y cuando Chile favoreció a Inglaterra con el uso de sus puertos y aguas para que invada las islas Malvinas y haga la guerra a la Argentina.
-----------------------
Links relacionados:

HISTORIA DE UN EXPLORADOR BOLIVIANO



Por: José E. Pradel B. / Publicado en el periódico El Diario, el 27 de Noviembre de 2012

Cuando el presidente boliviano Gral. José Ballivían (1805 - 1852), llegó al poder en 1841, el país se encontraba en un total aislamiento comercial, sus únicos puertos en el océano Pacífico; Magdalena de Cobija y La Mar eran muy precarios y se encontraban alejados de las principales ciudades de la época, como fueron: La Paz, Oruro y Potosí. Para llegar a dichos puertos, se tenía que atravesar la cordillera y cruzar el desierto de Atacama. En ese momento, Bolivia miró al océano Atlántico, como una alternativa próspera, pero ¿Cómo llegar al Atlántico? ¿Qué corrientes eran las adecuadas? ¿Son navegables los ríos Beni, Madre de Dios y Mamoré? ¿Qué poblaciones habitan las riberas de estos ríos?, fueron las interrogantes que motivaron al gobierno de la época, el incentivar la exploración y colonización de las tierras bajas bolivianas.

Estos territorios son parte de dos extensas regiones geográficas al norte/noroeste la Amazonia y al sur/sureste el Chaco. En este caso, para llegar al océano Atlántico, la región explorada tenía que ser la Amazonia, que era considerada durante esa época como heredades misteriosas, pobladas por tribus bárbaras y animales legendarios. Pero geográficamente la Amazonia boliviana, está situada en el centro de América del Sur y se encuentra cubierta en su mayor parte por la selva virgen y zonas apantanadas.

Bajo ese contexto, en esta nota describimos la vida de José Agustín Palacios y las exploraciones que condujo, en dicha región entre 1843 a 1846. En ese sentido, es necesario mencionar que Palacios, nació en La Paz, el 28 de agosto de 1802, hijo de Francisco Diego de Palacios, comerciante español que fue partícipe del movimiento Independista de julio de 1809, una vez sofocada la rebelión fue fusilado y confiscaron sus bienes en 1814. En esta circunstancia de orfandad, José Agustín, tuvo que ser criado y educado por el religioso franciscano R. P. Mazuelos, quien le enseñó cartografía y arquitectura.

Para la década de 1830’, su biógrafo y nieto Abel Iturralde Palacios, detalla que Palacios levantó los planos del camino que unía la Alameda (hoy conocido, como El Paseo del Prado, avenida principal de la ciudad de La Paz, desde el siglo XIX, hasta la actualidad), con el barrio de Obrajes y diseñó el antiguo camino de La Paz Yungas.

Posteriormente como uno de los héroes de la Batalla de Ingavi, efectuada el 18 de noviembre de 1841, entre los Ejércitos de Bolivia y el Perú. José Agustín, formó parte de las figuras principales de la administración vencedora del Gral. Ballivían (1841 - 1847), quien lo designó en 1841, Gobernador del Departamento de La Paz y en 1843, Gobernador del Departamento del Beni y Comandante de varias comisiones científicas y de exploraciones. Con el objetivo de resolver e investigar la navegabilidad de los Ríos Beni, Madre de Dios y Mamoré. Sobre esto escribió: “mi espíritu se animó del más vivo patriotismo, y del más vehemente deseo de ser útil a mi patria”.
Como un preludió a su recorrido comenzó a estudiar el curso de los ríos de la Provincia Caupolicán (Iturralde), estas corrientes fueron: Reyes, Yacuma y por tierra parte del territorio de las Misiones y Cayavabas hasta a la localidad de Exaltación (ribera del Río Mamoré), y luego a la población de Trinidad, capital del Departamento del Beni. Después de conocer y recorrer lagos caudalosos, terrenos selváticos, cubiertas de elevadas montañas, fue posesionado como Prefecto, y a fines de 1844, el Gobierno Central le ordenó iniciar su gran exploración al Río Beni, con la misión inicial de “establecer una nueva ruta comercial entre el Departamento del Beni y los Yungas Paceños”.

De esta manera, inició su recorrido por esta corriente, del cual anotó más tarde: “la navegación del Río Beni presenta la dificultad de que solo admite balsas de madera muy ligeras y sumamente angostos por los muchos bancos (de arena) que hay y cuyos canales son demasiado estrechos”.

Tras un largo recorrido Palacios descubrió las ‘cachuelas’, sobre estas áreas Sixto Ballesteros, en su libro A través del Amazonas, señaló: “es el absurdo de la naturaleza en pugna contra el hombre; es el abismo, la muerte, la cólera sorda y bravía de las aguas, dispuesta a tragarse como un monstruo que tiene las fauces abiertas, hombre y embarcaciones a su paso”. Pero en realidad las cachuelas, son aglomeraciones de piedras ferruginosas, que cortan el río de sureste a oeste y cuya caída ó desnivel se calcula en unos seis metros más ó menos e impide la navegación. Es de esta manera, que en dicho río, Palacios halló las siguientes Charia, Guachivo, Sipna, Wayaniboco, Sitipti, Chañami, Napañati y Poraqui, hasta Magdalena, Iripachiqui, Bopinay, Mitti, Puñuya, Bohoy, Pinechi, Toracaya y Siraque.

Después de esta corta exploración, en 1845 aún se mantenía desconocido el oriente boliviano, aprovechando la experiencia obtenida, el Gobierno del Presidente Ballivían, le ordenó investigar la comunicación fluvial, entre el Lago RogoAguado con el río Beni, para facilitar su navegación con el río Madera.

De esta manera, comenzó su peregrinación por el río Mamoré, navegando hasta la Estancia San Carlos, recorriendo por tierra hasta Colina, sobre este trayecto Palacios relató: “en los cabos salté á tierra y reconocí que la montaña se extendía poco, pero los pastales son tan bastos que forman horizonte. Les hice prender fuego y divisamos al noreste el humo de alguna hoguera de los barbaros Chacobos, que después fueron reconocidos y cuyo número pasa de trescientas almas, entre esos individuos se encuentra alguna gente blanca y rubia”. De Colonia se dirigió a Laguna RogoAguado, en este estanque encontró muchas variedades de pescados, rayas y caimanes, además descubrió que este lago era apéndice del Río Mamoré, del cual volvió navegando hasta Trinidad.

Meses después en agosto de 1846, el Presidente Ballivían le mandó a establecer la aspirada ruta fluvial por las corrientes del Mamoré y Madera, hacia el Atlántico, sobre esto escribió: “la navega-ción del Mamoré y Madera, ofrecen un porvenir cuyas favorables consecuencias son incalculables, y es á ellas á la que el Gobierno debe consagrar sus preferentes atenciones…es pues preciso arrástralo todo, vencer las dificultades que de intento se me opusieron y revestirme de la energía necesaria para imponer obediencia á la tripulación compuesta de hombres a quienes nada interesaba una empresa, que habían mirado siempre como irrealizable, ó eminentemente peligrosa”.

Concluidas las preparaciones para el viaje, la gran expedición compuesta por él, su hijo Gregorio, cuarenta fusileros, el Vicario Eustaquio Durán, cuarenta uno indígenas Cabayubas provenientes de Exaltación, quince indígenas Canichanas procedentes de San Pedro y otros quince indígenas Trinitarios, partieron de la localidad de Exaltación, el 7 de octubre, embarcándose en una barca artesanal denominada ‘Garitéa’, tres canoas y un botecito.

En un inicio, durante esta época la corriente del Mamoré se encontraba corta y las costas estaban cubiertas de sauces y cañas bravas. Pero Palacios, ya conocía bastantes detalles sobre el territorio y las poblaciones que habitaban en ellas, esto sin duda, le ayudó a relacionarse con los Jefes o Capitanes de diversas Tribus y dominar las ‘cachuelas’. Al llegar al arroyo Mayosa, el segundo día de recorrido se encontraron con Maba, Capitán de los barbaros Chacabobos, á Bora y dos indígenas más.
Tras estos acontecimientos, el 11 de octubre llegaron a los territorios de la tribu Sinabos, al decimo día bordearon el Río Mamoré, antes de llegar al Rió Beni, se toparon con los indígenas Caripunas, compuesta por 39 habitantes, de la cual José Agustín detalló: “todos tienen flechas en las manos, contestaron con la mayor seriedad nuestra salutación, pero habiéndoles regalado machetes, cuchillos, anzuelos, chaquiras, licor y algunas otras cosas, depusieron su tono airado, se deshicieron de sus flechas, y nos manifestaron una amable familiaridad”.

Dos días después, en una atmósfera serena y despejada continuaron la marcha hacia el suroeste y encontraron la Cachuela Banarera y Pao Grande, una vez delineadas estás, se encontraron con otro grupo de indígenas dirigidos por el Capitán Sonó, en este lugar el Vicario Eustaquio Durán, se quedó ahí para establecer un nuevo pueblo.

El 20 de octubre, descubrieron la Cachuela Madera, Misericordia y Riberón, después de navegar otros dos días, llegaron a un desnivel de aguas, sobre este territorito escribió: “hay cristal de roca, muchas vetas de plata, y unas piedras achinadas que por su brillo y cualidades, anuncian haber criadero de brillantes y diamantes. Finalmente, por todas partes se presentan á la vista aves tan hermosas y de tan variados y ricos colores que unidas á todos los otros objetos que ofrecen grandiosos espectáculos y deliciosas perspectivas”.

Después de haber navegado muchas leguas, el 24 de noviembre descubrió la Cachuela Araras, que significa “Parabas ó Caques”, una especie de loros del lugar, tras haber navegado un poco más, la expedición llegó a la confluencia del Río Abuná, y al salir de ella descubrió la Cachuela Pederneral.

Entre los días 26 al 30, la expedición descubrió las Cachuelas: Tres-hermanos, Yerao, Calderón del Infierno, Morriño, Teotonio, Macacos, San Antonio, Beni, Abuná y Yata Grande.
Finalmente en esta última Cachuela, decidió iniciar la contramarcha de regresó repasando Morriño, Taciparaná, Yerao, Tres-hermanos, Mutumparaná, Paredón, y Pedernera.
Para el 11 de octubre, llegaron a la boca del Río Abuná, donde encontraron varios jeroglíficos grabados en las rocas. Tras navegar muchos días llegaron el día 18 á Yata Grande, Bananera. El día 20, repasaron la Cachuela Guaraguasú y Guayamerín. Después de navegar muchas leguas llegaron a la Junta de Iténes y al arroyo Mayosa, el día 27, para el día el 29 de octubre regresaron á Exaltación.

Así concluyó la exploración dirigida por José Agustín, que duró tres años, permaneciendo un año más como Gobernador del Departamento del Beni, sus exploraciones comprobaron la existencia de diez tribus de indígenas que habitaban las riberas de los ríos, la navegabilidad de los mismos: su fisiología y su clima de cada uno.
Como consecuencia de su exploración, es necesario mencionar, que fue la base para la construcción del ‘Mapa General de Bolivia’; publicado por Juan Ordanza, Juan Mariano Mujia y Lucio Camacho en 1868.

Por otro lado, la información publicada sobre sus exploraciones en el periódico ‘La Época’, en 1852; fue recopilada por su nieto Abel Iturralde, divulgada con el título: Exploración de Don José Agustín Palacios, Realizadas en los ríos Beni, Memoré y Madera y en el Lago Rogo-aguado, durante los años 1844 al 47. Descripción de la Provincia de Mojos, en 1893. Sirvieron como un documento básico, para las posteriores exploraciones dirigidas por: Faustino Maldonado (1860- 61), George E. Church (1871), Edwin R. Heath (1870, 1879- 80), Nicolás Armentia (1881- 82), Víctor Mercier (1887), Cnel. José Manuel Pando (1894) y Percy H. Fawcett (1906-07). Finalmente José Agustín Palacios, falleció en La Paz, en 1875.

En la imagen: Río Madera (conocido en Bolivia, como Beni), durante el siglo XIX, hasta la tercera década del siglo XX, era una corriente totalmente desconocida y poco navegable. Fuente: Andre Bresson, Bolivia. Sept années d’explorations, de voyages et de séjours dans l’Amérique australe, Paris, Challamel Aimé, 1886, p. 513.

EL AUGE DE LA GOMA NO TRAJO PROGRESO AL ORIENTE BOLIVIANO

Cachuela Ezperanza, Beni en el periodo de apogeo gomero. Fuente: Santa Cruz, economía y poder, 1952-1993. De: Carmen Dunia Sandoval A...

Popular Posts